Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

2 Comments

Este es el problema fundamental de la innovación empresarial

Este es el problema fundamental de la innovación empresarial
AWaldraff

En los últimos días he participado en un par de foros de emprendimiento digital, especialmente enfocados en Fintech. Fintech, para quienes no lo saben, se refiere a emprendimientos, que apalancados en tecnologías digitales, están cambiando los modelos de negocio tradicionales en el sector financiero. En Colombia, y supongo que alrededor de la región, estamos viviendo un auge en este espacio.

La displicencia de los bancos tradicionales frente a esta coyuntura es interesante. La percepción es que creen estar manteniendo el control de la situación, gracias a su capacidad económica. El mensaje que pregonan dice que no hay nada que un emprendedor haga, que un gran empresario no pueda hacer. ¡Y tienen toda la razón! Excepto por un pequeño, pero muy importante detalle: hay una diferencia en la velocidad.

El factor crítico de éxito para un emprendedor tiene que ver con su flexibilidad, no necesariamente con su fondeo. Las grandes empresas, entre ellas los bancos, tienen problemas para replicar ese factor. ¿Por qué? Porque las organizaciones están fundamentadas en el principio básico de minimizar la incertidumbre. Así implementan procedimientos de control y medición que buscan continuamente maximizar la eficiencia en la ejecución. Mientras tanto, los emprendedores usan el método científico, que es por definición ineficiente, para adquirir conocimiento rápidamente. Cuando han probado sus hipótesis, consiguen el capital necesario para escalar rápidamente.

Hay una diferencia clara (que no es obvia) entre buscar un modelo de negocio y ejecutarlo

Mientras el gran empresario surte todos sus procedimientos de control y manejo eficiente de los recursos, ya el emprendedor le ha tomado una ventaja inalcanzable. Pero la gran pregunta es si los empresarios podrían moverse a la velocidad de los emprendedores. La respuesta es un resonado ¡SI! Pero exige a los dueños y directivos de las grandes organizaciones un comportamiento completamente diferente.

El empresario que quiera que su organización se mueva a la velocidad de los emprendedores debe concentrarse en tres temas principales. 1. Necesita empleados que se comporten como emprendedores. 2. Necesita directivos que se comporten como inversionistas de capital de riesgo. 3. Necesita una cultura organizacional que tenga disposición a salir de su silo y quiera jugar como parte de un ecosistema. No son tareas simples. Como he repetido en varias ocasiones, el tema digital no es un problema de tecnología.