Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Entrevistando a un libretista de TV: Rafael Noguera habla sobre tecnología, televisión y el futuro

Catalina Valenzuela

Nuevamente Twitter como en el mejor de los eventos de “networking” me permite conocer a un libretista. @ranoguera ha sido libretista de varios programas y productoras de televisión. En una charla amena, Rafael habló de todo un poco. Sobre el oficio de escribir dijo que hasta en Wordstar se podía hacer. Entre carcajadas de colegas generacionales, recordé esa pantalla negra como la noche con ese centelleo naranja, si ahora Word Star genera la misma sensación que la máquina de escribir portátil.

Sobre el contenido de la televisión, Rafael resaltó que los televidentes somos cada vez más sofisticados y que en eso radica el éxito de series en tiempo real como 24 hours o de Lost con sus momentos en diferentes tiempos. Además dijo en varias ocasiones que al final los televidentes apoyaban la calidad  y el contenido. 

También por supuesto hablamos del impacto de la tecnología en la distribución de contenido y como Netflix al producir y distribuir su primera serie de televisión está cambiando completamente el modelo de negocio. Por supuesto, una conversación sobre televisión debe hablar sobre YouTube con sus web series y su capacidad de volvernos a todos productores, libretistas y actores. 

Para finalizar, Rafael tocó dos puntos que seguro se volverán más importantes con el paso del tiempo. El primero hace referencia a lo poco “tecnológicos” que son los canales de TV abiertos. Dice Rafael que lo llaman de todas las oficinas de un canal menos del área de tecnología. El segundo tema es el relacionado con los derechos de autor y como se paga por la creación de contenido. Ambos asuntos tienen una relevancia fundamental porque definirán el negocio de los contenidos visuales y de la forma como los clientes,  perdón “televidentes”, queremos accederlo y pagarlo.

Acá les dejo la entrevista para que la vean en su dispositivo preferido gracias a la magia de la tecnología.