Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Buscando soluciones tecnológicas a problemas “sociales” (parte 1): Oja.la

Catalina Valenzuela

Si en realidad, como bien lo dice @awaldraff en su artículo, el ecosistema de apps hechas en Colombia debería responder más a reducir la pobreza,  a solucionar problemas relacionados con la salud y la educación, por mencionar un par. Desde hoy me puse en la tarea de buscar esas soluciones, de conversar con personas, de mirar ejemplos y buscar por ahí.

Y curiosamente, hace un par de días, un amigo me contactó con la gente de Oja.la. Un venezolano y dos colombianos se montaron en el bus o mejor en la web a mejorarle las posiblidades de empleo a las personas. Oja.la es una plataforma educativa donde uno encuentra cursos virtuales cortos para aprender a programar Apps, hacer planes de negocios, etc, etc…

¿Por qué creo que Oja.la resuelve un problema social? Porque la educación terciaria, en general, no responde a la necesidad de los empleadores. Esa es una queja sentida en todas las organizaciones y casi que en todos los países. Además con la tecnología yendo a mil y las universidades y similares a uno es obvio que las brechas de conocimiento se agrandan rápidamente también. Oja.la soluciona el problema de “estar al día”, actualizado y listo para trabajar con las habilidades que necesita un empleador hoy, ya mismo. 

Este sitio web resuelve eso, con cursos cortos, prácticos y baratos. Los cursos no son de más de unas pocas horas y se pueden tomar donde uno quiera, a la mejor manera de los cursos de Coursera, por ejemplo. Pero más aún son prácticos porque su objetivo es actualizar habilidades y conocimientos prácticos.  Son cursos como lo dice uno de sus gestores: “para resolver la empleabilidad de las personas“. Y son baratos: en general ningún curso cuesta más de $100. Y uno puede suscribirse a cuantos cursos quiera por una módica suma mensual.

Otra ventaja GIGANTE de los curso de Oja.la: son en español. Si en español, para que el idioma no sea excusa. 

Hoy Oja.la tiene más de 1,000 estudiantes registrados. Aspira a llegar a  20,000 suscriptores en el curso de los próximos tres años. Cuenta, además, con una biblioteca de más de 100 cursos y un modelo de negocio que básicamente reside en ofrecer los cursos que pide la comunidad. A través de un sistema de votación, los usuarios votan por los cursos que están dispuestos a pagar. Los cursos con mayor votación son desarrollados por Oja.la y su equipo para satisfacer esa demanda, en el menor tiempo posible.

Creo que son este tipo de soluciones, las que harán que los MOOCs (cursos masivos en líneas) sobrevivan como negocio en el mediano plazo. Pero más importante quizás son este tipo de soluciones a los problemas de capacitación los que tendrán clientes y contarán con un perfil de ingresos permanente y de largo plazo.