fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El Futuro de Samsung

Samir Estefan

Durante el fin de semana muchos amigos y conocidos me preguntaron mi opinión acerca del futuro de Samsung, derivado de la decisión de un jurado en Estados Unidos de que Samsung ha violado varias patentes de Apple relacionadas con el diseño y funcionamiento de sus smartphones y tablets y lo ha condenado a pagar US$ 1,049 Millones de Dólares. 

Aunque muchos creen que este es el fin de Samsung, yo difiero
 
Creo que Samsung tiene un futuro brillante en el mercado de los smartphones y que saldrá favorecido de este proceso. Por qué? 
 
Porque el Samsung que fue demandado no es el Samsung de hoy. Es el Samsung de hace un par de años. 
 
Porque Mil Millones de Dólares es menos del 1% de las ventas de la compañía durante el 2011 (menos del 9% de la utilidad). 
 
Porque sus productos han evolucionado de copias baratas hechas de plástico hasta dispositivos como el Samsung Galaxy S3, el cual es  hoy sin duda alguna el mejor smartphone del mercado (cambiará eso con el lanzamiento del iPhone 5 en 2 semanas? No sé; stay tuned). 
 
Porque ha entendido que el mercado tiene diferentes necesidades y produce equipos de todas las gamas y para todos los públicos. Por eso es el líder indiscutible del mercado (en Q2 sus despachos de smartphones llegaron a 50.2 Millones de Unidades mientras los de Apple fueron sólo 26 Millones, según IDC. Si incluimos feature phones, los despachos de Samsung casi se duplican mientras Apple no produce ninguno).
 
Porque ha triunfado en donde otros han fallado miserablemente, como en el caso de los phablets (se acuerda del Dell Streak? Fresco yo tampoco).  El Galaxy Note es un hit y se ha consolidado como una opción atractiva y útil para un segmento importante del mercado. 
 
Porque ahora construye sobre su propia experiencia y ya no sobre la de otros. Un ejemplo: el nuevo Galaxy Note 10.1. Un tablet totalmente diferente a los otros que ha lanzado y que toma los mejores elementos del Galaxy Note original y su S-Pen y los mezcla con los beneficios de una pantalla de 10″ para generar una alternativa interesante para los usuarios de full-size tablets. 
 
Porque si bien su base siendo Android, cada vez menos más software de calidad propio de Samsung encima del sistema operativo, que diferencia sus productos del resto de smartphones Android. 
 
Porque gracias al fanatismo que existe alrededor de Apple, con el juicio que acaba de terminar Samsung obtuvo una de las campañas de mercadeo más grandes de los últimos años ganando recordación de marca. Un buen ejemplo este post de Enrique Gutierrez en Google+ . Lo mejor de todo es que la campaña no le costó ningún peso.
 
Porque, como escribió Robert Scoble en su página de Facebook, a Samsung le costó sólo Mil Millones volverse el #2 del mercado. Para eso hay 2 caminos: o se desarrolla o se compra a alguien que tenga el desarrollo. Mil Millones es una cifra insignificante en comparación con los más de US$25 Mil Millones que ha invertido en los últimos 4 años en Investigación & Desarrollo (de todos sus productos) y muy por debajo de lo que le hubiera podido costar comprar una compañía como RIM, el fabricante de Blackberry, cuyo Market Cap es US$ 3,600 (a pesar de que sus acciones valen menos en la calle de lo que valen en libros).
 
El Samsung de hoy podrá tener Mil Millones menos en el Banco (a cierre de Q1 tenía más de US$ 25 Mil en el banco y en instrumentos financieros de corto plazo), pero tiene el mercado, el know-how, el nombre, y los productos para competir duro. 
 
Seguro, a Samsung le tocará empezar a pagarle royalties a Apple si quiere seguir comercializando los productos “infringidores” pero eso no debería ser problema, y menos para una compañía que le paga US$ 15 a Microsoft (si, el de Windows) por cada dispositivo Android (si, el de Google) que activa. 
  
Y es ahí donde recuerdo la frase de un gran amigo : “es mejor pedir perdón que permiso”. En este caso, el perdón le costó a Samsung malo malo una tercera parte de lo que le hubiera costado el permiso.