Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

De como vamos a desperdiciar el Talento Digital haciendo aplicaciones mediocres de Gobierno en Línea

AWaldraff

En días pasados el Ministerio de las TIC anunció su convocatoria Talento Digital, que consiste en destinar 36 mil millones de pesos para financiar con creditos condonables del ICETEX, a quienes quieran hacer estudios relacionados con el desarrollo de software y aplicaciones.

La condonación de los créditos es posible, siempre y cuando: 1. el estudiante complete su programa de estudios,  y 2. el estudiante haga aportes a la estrategia de gobierno en línea ya sea trabajando en la implementación de la estrategia de gobierno en línea en alguna entidad del estado, o desarrollando una aplicación, solución web o software que facilite la relación entre el estado y sus ciudadanos.

Esta convocatoria hace parte del paquete de iniciativas del Plan Vive Digital que lleva a crear aplicaciones con el fin de fomentar el uso de las tecnologías entre los ciudadanos. Si bien esta iniciativa es una gran mejora con respecto a la anunciada hace algunos meses, aún nos deja con muchas dudas, que no tienen que ver con el programa de financiación en si mismo, sino con la estrategia que esta llevando el programa de gobierno en línea.

La preocupación nace de la posibilidad de que el programa de Gobierno en Línea termine convertido en un sancocho de aplicaciones y desarrollos aislados que terminarán confundiendo al ciudadano y desaprovechando y frustrando el “Talento Digital”. Colombia es curiosamente uno de los países mas avanzados en el mundo, en términos de llevar la interacción estatal a los ciudadanos mediante el uso de las TIC.

Hasta ahora el programa de Gobierno en Línea, ha consistido en llevar un número importante de trámites estatales a internet. Y funciona muy bien, es posible hoy completar casi cualquier trámite sin desplazarse a la entidad correspondiente. El problema remanente sin embargo, es que aún es responsabilidad del ciudadano, buscar en cada entidad los requisitos correspondientes a cada tramite, cuando el mismo estado podría completar los trámites interconectando sus bases de datos aisladas. Así, por ejemplo, con solo la cédula, sería suficiente para saber si ud. tiene licencia de conducir y de que categoría, si pagó sus impuestos a tiempo, o si tiene requerimientos penales.

Antes de enfrascarse en el desarrollo de aplicaciones, Gobierno en Línea pudo haber dedicado sus recursos a diseñar la arquitectura de su información y luego liberar una serie de conectores (API – Application Programming Interface) de manera tal, que para un desarrollador se vuelve casi trivial encontrar e intercambiar información del estado. Esto es lo que hacen las grandes casas de software y hardware con sus plataformas de desarrollo y es el camino que han seguido los países mas avanzados en Gobierno en Línea como Nueva Zelanda.

Pero regresemos al concepto de la Convocatoria Talento Digital. Como desarrollador tengo un incentivo perverso para desarrollar una aplicación “chimba”. Por un lado se que va a ser muy complejo desarrollar la aplicación, ya sea porque los conectores o API no existen, o si existen no están estandarizados. Así mismo, para la condonación de mi préstamo tendré que entregar la propiedad intelectual de mi aplicación, así que entre menos compleja y completa mejor para mi. Me reservo mi mejor código para mí, cuando pueda explotarlo para mi propio beneficio económico.

Del lado de las entidades del gobierno, anticipo que el programa terminará en una colección de aplicaciones, seguramente triviales, que funcionan a medias y completamente abandonadas por el desarrollador. No nos digamos mentiras, el estado es un pésimo administrador de aplicaciones y verdaderamente no debería cumplir tampoco esa función. Idealmente debería capturar información, administrarla y finalmente entregarla a los ciudadanos de regreso. Si la información está disponible, y es veraz, los ciudadanos y empresas buscarán la mejor manera de conectarse a esa información, en ciertos casos vital para su funcionamiento y no me cabe la menor duda que florecerá el ecosistema para desarrolladores de aplicaciones.

El Gobierno y en especial el Ministro TIC hablan continuamente de su apoyo al emprendimiento. Yo personalmente creo que no hay tal. Desde luego hay iniciativas interesantes como la del Talento Digital, pero están diseñadas bajo la óptica de los intereses de los grandes jugadores mundiales de la tecnología. Es obviamente mejor para una multinacional como SAP o Hewlett Packard, que la información estatal esté atomizada, así es mas fácil vender tecnología a unos precios exorbitantes.