fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Comprando un nuevo televisor: En el almacén y en casa

AWaldraff

© alphaspirit – Fotolia.com

Hace un par de semanas les conté que mi televisor se había dañado y que necesariamente tenía que comprar una nuevo. En ese momento revisamos las características y requerimientos del  dispositivo. Durante dos fines de semana seguidos estuve caminando los almacenes de electrónicos de la ciudad y finalmente encontré lo que buscaba.

La experiencia de ir al almacén y ver los televisores y “enamorarse” de uno de ellos sigue siendo confusa y no menos compleja gracias a la desinformación y ayuda de los vendedores, quienes tienen una motivación perversa de meterle por los ojos el televisor mas caro que puedan. En nuestras visitas a los almacenes me trataron de convencer de que la tecnología de plasma era obsoleta, de que hacerle update a mi televisor era tan fácil como apretar un botón, o de que la imágen de 3D era el futuro de la televisión. Todas son verdades a medias que no se compaginan con la necesidad del consumidor.

Ignorando completamente los consejos de los vendedores y buscando con calma, me decidí por un Samsung Plasma de 51″ que encontré en promoción en Falabella por algo mas de 1 millón de pesos. La decisión final estaba entre un Plasma LG de 42″ por 1,3 millones y un LED Panasonic de 51″ por 1,5 millones, pero un poco de paciencia me permitió encontrar esta ganga. Se trata de un televisor sin ninguna pretensión mas allá del tamaño de su pantalla y de la calidad de su imagen que me ha parecido excelente. No tiene aplicaciones smart, no es 3D, no tiene ningún sistema de renderización automatizado que mejora la imagen. Es simplemente una pantalla de 51″ con excelente imagen y forma moderna y delgada. Ahora bien, debo decir también que el hecho de encontrar una pantalla de buen tamaño a buen precio y con excelente imagen me obligó a hacer algunas concesiones.

1. El televisor solo tiene 2 entradas HDMI, que definitivamente son insuficientes. Yo tenía este problema resuelto con un Home Theater que se encargaba de centralizar las conexiones, pero parece que se dañó en el mismo incidente que dañó el televisor. Aunque en este momento no es problema, quisiera encontrar un switch HDMI que me permita centralizar las fuentes en un solo equipo y simplifique el manejo. 

2. Cuando intenté montar el nuevo televisor en el soporte que tengo para colgarlo de la pared me di cuenta que no trae los tornillos para montarlo y que los mismos además no son estándar. Me quedan dos salidas al problema, o me consigo los tornillos a como de lugar (son referencia M8), o me consigo un técnico que venga y lo monte. En principio, me inclino hacia la segunda opción, pues he visitado ya tres almacenes y no he podido conseguir los benditos tornillos.

El último tema que me queda por resolver, es que hacer con el televisor viejo. ¿Valdrá la pena arreglarlo y usarlo, o regalarlo o botarlo? No lo tengo claro aún.