Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

3 Comments

Como se combate la piratería? Esta la propuesta de HP

Samir Estefan

Somos un mundo de piratas. El 7% de todos los productos que se mueven en la economía mundial son falsificados, contrabandeados o sencillamente robados. Piense en la cantidad carteras Gucci o relojes Rolex “chibiados” (como decimos en Colombia) que ve a diario. Piense en los televisores marca SONYA (así, con A al final) que la gente compra. O piense en la cantidad de películas que se consumen a través de Popcorn Time, las canciones que se piratean, el software que se rippea, que se descarga ilegalmente o que se vende en los “Unilagos” de cada una de las ciudades del mundo. Piense en los cartuchos de tinta que se rellenan y se venden como originales o que se consiguen milagrosamente “a precios increíbles” y terminan siendo una estafa para el comprador.

Excusas hay muchas: que el precio, que la disponibilidad, que el medio ambiente, que los gringos, que el dólar… pero la verdad es que razones reales no hay ninguna.

Hablemos de los cartuchos de la impresora y miremos el mercado:

  • Según estadísticas de Saúl Cruz, analista de Select, 1 de cada 4 consumibles de impresión vendidos en México el año pasado fue pirata. Si, 25%. Una barbaridad.
  • Según cifras propias de HP el 12% de los cartuchos que se venden en el mundo no son originales (la idea es bajar ese número a menos del 7%).
  • Más impresionante aún: el 90% de los clientes de HP que compran cartuchos falsos NO LO SABEN. Es decir, son víctimas de alguien dentro de la cadena de valor que los engañó. 

La batalla entre HP (y los otros fabricantes) y los piratas es de nunca acabar. Nuevos formatos, nuevos productos, nuevas tecnologías, nuevos métodos de verificación y validación de autenticidad. Al final, todo esto termina subiendo el costo (y por ende el precio) de un insumo que a pesar de los esfuerzos por irnos paper-free no deja de requerirse ni de ser necesario para la operación de miles de millones de empresas, negocios, instituciones educativas, médicas y gubernamentales en todo el planeta. 

Muchos creemos que el problema de la piratería está en el consumidor final, el de retail. Pero no. La piratería, en materia de cartuchos de impresión, es una mafia que está enfocada en los grandes negocios y licitaciones gubernamentales porque, dados los tamaños de cada contrato, es ahí donde está el dinero. En los clientes grandes, esos que tienen decenas (o centenares) de impresoras para los que necesitan insumos.  

Por eso compañías como HP terminan creando divisiones de Antipiratería, en la que un buen componente de los empleados son ex-miembros de las fuerzas militares y de policía y en las que se mezclan actividades de relaciones públicas, comunicaciones, entrenamiento y educación, gestión de canales, lobbying, desarrollo de producto y hasta investigaciones para lidiar con el problema de la piratería (un problema que HP nunca menciona cuánto le cuesta pero que debe ser representativo para hacer la inversión que hace para combatirla). 

El programa de ACF (AntiCounterFit) de HP tiene varias iniciativas pero creo que para uno como usuario las más relevantes son: 

1. El Bid Recovery Program: Un equipo experto de HP monitorea las licitaciones públicas en las que haya productos de su compañía y proactivamente le informa a los clientes (generalmente entidades estatales) sobre riesgos que identifiquen (precios distorsionados, canales no certificados, etc., etc) y que puedan dar pie para que terminen recibiendo productos falsos y de menor calidad. Ya es decisión del cliente si toma acciones o se hace “el de la vista gorda”.

2. El Servicio de Verificación: Si su compañía hace compras grandes, HP puede ayudarle a verificar in situ (y gratuitamente) la autenticidad de los productos que usted recibe. No le cuesta nada y le puede ahorrar un dolor de cabeza.

3. Mecanismos de Educación y Reporte para Clientes: la compañía tiene un portal completo con guías para que los usuarios puedan aprender a identificar cartuchos auténticos, puedan validar la veracidad de los códigos de seguridad de sus productos y puedan reportar hechos fraudulentos. Toda esta información puede encontrarse en www.hp.com/la/antipirateria

A eso le puede sumar la continua inversión en mecanismos de verificación de autenticidad, de la cual hablaré la próxima semana, con los que el usuario puede estar tranquilo de que no está botando la plata a la caneca y de que está pagando por un producto real y de alta calidad. 

En lo que va corrido del año el grupo de ACF de HP ha colaborado en el decomiso de más de USD 5.7 Millones de productos falsificados en la región, obtenidos en la ejecución de más de 171 incautaciones. El DF en México, Ciudad del Este en Paraguay, Sucre en Bolivia y Sao Paulo en Brasil son las ciudades donde se han dado los golpes más grandes en lo que va corridos del FY15.

En los apoyos a licitaciones públicas, el equipo ha monitoreado más de 40mil. En aquellas en las que se han realizado inspecciones, HP ha encontrado que en cerca del 60% se están metiendo productos falsos como parte de los entregables. Gracias al apoyo del equipo se han recuperado cerca de USD 18 Millones en dinero que hubiera sido gastado en comprar productos falsos. 

No es un tema de quien compra. Es un tema de una mafia. Una mafia que roba al fabricante y al cliente por igual y en el que todos deberíamos estar un poco más atentos.