Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Borregos Digitales

Borregos Digitales
Samir Estefan

La semana pasada tuve interesante y productiva discusión twittera con Linda Patiño, periodista de El Tiempo y autora de Qué Diablos Hacen los Influencers, relacionada con el tema de FaceApp y la doble moral alrededor del escándalo y cómo la gente sigue regalando su información a cambio, prácticamente, de nada.

Y es que a pesar de los continuos escándalos de privacidad – ¿ya se vieron The Great Hack en Netflix? – los usuarios parecen no aprender, parecen no tomar medidas y, claramente, siguen sin leer los términos y condiciones de los servicios y aplicaciones que utilizan.

Somos, o mejor seguimos siendo, Borregos Digitales.

Borregos que seguimos al de adelante, a ciegas. Borregos que vamos con la masa, sin preguntar, sin entender, sin cuestionar.

Es por eso que los números de usuarios de Facebook, Instagram y Twitter siguen subiendo a pesar de los continuos y cada vez más complejos escándalos de privacidad.

Es por eso que los retos y juegos virales, como el de FaceApp, siguen apareciendo y creando boom entre los usuarios.

Es por eso que las noticias falsas siguen campantes en redes sociales e inundan los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp.

Y lo peor de todo es que con la llegada de la nueva tanda de campañas políticas –  Presidente en Estados Unidos, Alcaldes y Gobernadores en Colombia – el tema sólo empeorará.

Porque a pesar de que cuando hay un escándalo de estos todos los que podemos escribimos, contamos, hablamos y compartimos la información para que la gente del común pueda aprender y no volver a caer, la gente parece querer oír.

De pronto es porque no entienden. O de pronto es porque los servicios obtenidos se han vuelto tan importantes en sus vidas que ya no pueden echar para atrás.

O de pronto es porque, sencillamente, no les importa. Y seguirán regalando su información -información cada vez más compleja- a cambio de un momentito de diversión.