Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

2 Comments

Un avance tecnológico que no llegará de inmediato a Latinoamérica

AWaldraff

Cada día que nos acerca al evento de Apple aparece un nuevo rumor. Los últimos rumores indican que el nuevo iPhone vendrá con la tecnología NFC instalada. También se dice que Apple ha cerrado un acuerdo con las grandes compañías procesadoras de pagos electrónicos; American Express, Visa y MasterCard, para permitir a los usuarios hacer pagos usando el celular directamente.

La tecnología NFC, un muerto viviente

Hace un par de años, la tecnología NFC pintaba como algo que iba a cambiar completamente el mundo. NFC (Near Field Communications) es un protocolo de comunicaciones proveniente de la tecnología RFID (Radio Frequency ID). En esencia sirve para comunicar 2 dispositivos a muy corta distancia. Su gran ventaja es que no consume energía y no es necesario “acoplar” los dispositivos antes de intercambiar información. Funciona a muy corta distancia (10 cms. o menos) y tiene una velocidad de transmisión relativamente lenta. Prácticamente todos los fabricantes (salvo por Apple) la incluyeron en sus dispositivos en algún momento. Pero su uso nunca se masificó porque sus aplicaciones prácticas siguen siendo una utopía. Por este motivo, la tecnología NFC hoy está al borde de la desaparición.

¿Apple hizo un acuerdo con las empresas de pagos electrónicos?

La suerte de la tecnología NFC podría estar a punto de cambiar si, como se rumora, Apple ha completado un acuerdo con los tres grandes sistemas de pagos. Este acuerdo permitiría a los clientes de aquellos establecimientos que instalen el sistema receptor, pagar sus cuentas acercando sus celulares a “la caja”. Un sistema de estas características aceleraría dramáticamente el proceso de pago en los establecimientos participantes. Las ventajas, desde luego, no se quedan allí. Al suceder un intercambio de información activo, sería más fácil capturar datos sobre los hábitos de consumo y por ende, no es descabellado pensar que en ese futuro hipotético aparecían aplicaciones para analizar o controlar esa data.

La ventaja que tiene Apple por encima de otros jugadores, es que ya es uno de los mayores (si no el mayor) repositorio de datos de los sistemas de pagos. Este escenario hipotético llevaría a Apple a competir directamente con las instituciones financieras y abriría la puerta para crear una nueva fuente billonaria de ingresos para el gigante de Cupertino. La pregunta, que nos hacemos muchos, es ¿y por qué Apple no había implementado esta tecnología antes? La respuesta parece estar en la tecnología de reconocimiento digital estrenada por Apple en el iPhone 5s.

El problema de la aplicación de la tecnología NFC a los pagos electrónicos era de seguridad. No era posible garantizar que quien inicia el pago sea en efecto el usuario dueño de la cuenta. Y usar claves va en contravía de las ventajas que ofrece esta tecnología. Imagine que le roban su teléfono, además de perder sus datos, lo podrían usar para hacer compras cargando directamente a su cuenta. El requerir el reconocimiento digital, aumentará radicalmente la seguridad de la transacción. Obviamente no es 100% segura y es posible imaginarse que una vez implementada sea rápidamente hackeada.

No obstante, esta tecnología tomará un tiempo en llegar a nosotros. Es de esperar que su uso inicie con pilotos en retailers vanguardistas como Starbucks. En nuestras economías podría tardar más, en la medida en que nuestra legislación acomoda la tecnología. En nuestra cultura prima la desconfianza, motivación principal para el uso de este tipo de tecnologías. Pero eventualmente llegará en un par de años, ya probada y mas segura. En el entretanto, pensemos en el potencial.