Circula por internet una nueva modalidad de secuestro de información (ransomware) que pide fotos íntimas a cambio de devolver el acceso a los archivos.