¿Será posible que el nuevo Nokia supere al original y nos haga soñar de nuevo?