Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Revisión a fondo de la Asus Taichi

Felipe Lizcano
La Asus Taichi es “2en1” o híbrido con una apariencia interesante ya que, a primera vista, pareciera tener un exterior con una carcasa posterior reluciente y cubierta de vidrio, en la cual sobresale el logo de Windows. Al explorarlo más en detalle, la integración de dos pantallas con resolución “Full HD” (1920 x 1080) en una sola maquina de 11” que corre Windows 8, literalmente salta a la vista.  
Wow!
  • Tiene una apariencia muy atractiva, esbelta y novedosa,
  • Los materiales de construcción son  agradables al tacto,
  • Posee dos pantallas de 11” Full HD (cada una) que pueden usarse bien sea en modo espejo o modo de  escritorio extendido, 
Mmm…
  • Solamente la pantalla exterior es táctil,
  • La conectividad es limitada, por lo cual, se debe usar algunos puertos con la ayuda de los adaptadores (incluidos en el paquete de retail),
  • El lápiz óptico requiere pilas para funcionar (además son AAAA, un tipo no muy común en el mercado),

 

El proceso de sacarla de la caja y ponerla a funcionar.

A continuación se muestra un video que ilustra los detalles principales que hacen de la Asus Taichi un Ultrabook muy especial.

[embedvideo id=”B170hoDRNu0″ website=”youtube”]

A primera vista la Asus Taichi se siente inicialmente un poco extraña e insegura al tener una pantalla exterior que queda expuesta, en el momento de transportar la ultrabook dentro de una maleta que, muy posiblemente ,contenga otros objetos como cuadernos con espiral, llaves, esferos y otros, pero, hasta el momento, parece resistir este tipo de acciones de parte del usuario sin que se vea afectada la integridad del monitor externo (aunque no se sometió a pruebas muy agresivas). Algo que salta a la vista es la habilidad de dicha pantalla externa para atraer las huellas de los dedos; de modo que al final de un día de trabajo en modo tableta, puede llegar a verse un poco sucia.

Ahora bien, cuando se usa en modo computador portátil (Notebook), existen apreciaciones encontradas, ya que es útil pero se siente un poco arcaico y frustrante el usar un sistema operativo enfocado en acciones táctiles como lo es el Windows 8, con una pantalla que no es sensible al tacto. Es más común de lo que uno piensa el encontrarse en situaciones en donde las personas tienden a olvidar que la pantalla interior tiene esta limitación y, por lo mismo, es generalizada la frustración al ver que los toques en la pantalla no ejecutan acción alguna más allá de ensuciarla. Superando esta etapa e interiorizando las características de cada pantalla, se puede llegar a disfrutar de la avanzada resolución Full HD que ofrece cada “display” para consumir contenidos.

La interacción.

Indudablemente la Taichi es impactante visualmente por la diferencia de acabados que hay entre una pantalla y otra (una es mate y la otra brillante) lo cual no impacta en la calidad de la imagen desplegada; el balance y los contrastes no se ven afectados; las pantallas del tipo IPS dan mucho rendimiento y poseen un ángulo de visión muy bueno. En el momento de usar la Asus Taichi,  de nuevo se empiezan a tener criterios encontrados, ya que no es muy fácil encontrar una razón, forma o manera de usar las dos pantallas de un modo mas racional. En mi experiencia (personal e intrasferible), al tener la pantalla táctil en el exterior, generalmente las personas que están visualizando dicho monitor suelen querer tocarlo y ahí es en donde las cosas se complican: el puntero del “mouse” tiende a saltar de un escritorio a otro ( de la pantalla posterior a la frontal) y el usuario principal que está frente al teclado físico, suele perder el control, lo cual se convierte en todo un juego de poderes para ver quién toma el control (debo aceptarlo, es divertido jugar de esta manera). Después de gastar tiempo de manera improductiva, la gran mayoría de las veces, se termina por volver al modo computador portátil (Notebook), en donde se usa una sola pantalla y se desalienta a todos los curiosos espectadores que quieren interactuar con lo que sea que se presente en ese monitor externo.

Otro detalle que no es tan chévere, se hace evidente después de tomar un tiempo para configurar y usar las dos pantallas al simultáneamente. En el momento de entrar al modo hibernación dicha configuración se pierde. Por tanto, al reanudar la actividad se debe repetir la configuración para activar las dos pantallas porque la Taichi automáticamente tiende a iniciar en modo Notebook. Al usar el lápiz óptico me sentí trasportado a una época de mi pasado, en la cual los populares “stylus” contenían baterías y eran guardados en un estuche aparte de la carcasa del dispositivo. Ahora bien, el uso del lápiz es fluido, no se debe ejercer mucha presión para tomar las notas y después de un tiempo, el botón de borrado tiende a ser bastante útil.

En relación a la batería, se debe decir que con un uso generalizado del WiFi, el brillo en una escala normal (no al 100%) y corriendo uno que otro video o canción tiende a durar alrededor de 4 horas. Pero (y es un pero grande) al prender la segunda pantalla e intensificar el consumo de contenidos multimedia, la duración tiende a bajar hacia las 3 horas o menos.
Dejando de un lado las limitaciones de la Taichi,  se descubre una serie de particularidades bastante divertidas relacionadas con la capacidad que posee, para asumir diferentes posturas entre las cuales se encuentran:
  • Modo tableta: usando la pantalla táctil que se encuentra ubicada en el exterior del dispositivo,
  • Modo computador portátil (Notebook): esta es la tradicional forma de uso de los PC de los 80 que, lamentablemente, carecen de una pantalla táctil pero en su defecto, integran el “trackpad” y el  teclado tradicional,
  • Modo computador portátil con escritorio en espejo: del tal forma que tanto el usuario como el espectador que estén frente a la pantalla posterior de la máquina vean el mismo contenido (esta configuración es muy usada en las presentaciones),  
  • Modo computador portátil con escritorio extendido: en el cual el usuario y el espectador visualizan contenidos diferentes en cada una de las pantallas (configuración muy usada por los padres para proyectar contenidos a sus hijos mientras ellos se ocupan del trabajo pendiente).

Especificaciones Técnicas.

  • Pantalla: 
Dual de 11” Full HD (cada una),
  • Sistema Operativo:
 Windows 8, 
  • Procesador: Intel i5-3337U (1,8 GHz Dual Core),
  • Memoria RAM: 
4 GB DDR3 SDRAM, 
  • Disco Duro:
 128 GB de estado solido (SSD),
  • Tarjeta de video: integrada Intel HD Graphics 4000,
  • Peso: 1.25 Kg,
  • Cámara: HD Camera (30fps, 1280×720),
  • Conectividad: WiFi
802.11n, Bluetooth 4.0 y WiDi,
  • Batería: 6 celdas de Litio con capacidad aproximada de 5 horas (en condiciones ideales), 
  • Puertos de entrada: 1- auriculares, 2 – USB 3.0, 1 – micro HDMI y 1-mini VGA. 

Conclusión:

La experiencia de interactuar con la Asus Taichi es realmente interesante, ya que el concepto de las dos pantallas es innovador y tiene muchos “gallos” para probar! Posiblemente dada la duración de la batería, el requerimiento de usar adaptadores externos para incrementar la conectividad y la dificultad para dar un buen uso a las dos pantallas, lleven a este híbrido más hacia un contexto de hogar (en donde se tiende preferentemente a consumir contenidos que a producirlos) que al de oficina.