Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


Marshall Kilburn – Un parlante portátil con mucha actitud

Marshall Kilburn – Un parlante portátil con mucha actitud
Samir Estefan
  • El 11 febrero, 2016
  • Evangelista Tecnológico / Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management / Conferencista Internacional / Blogger

Para cualquiera que adore la música el nombre Marshall es conocido. La mayoría de los amplificadores de guitarra que vemos en los conciertos de nuestros artistas favoritos son de esta marca. Marshall es un ícono en la industria, pero hasta hace poco su público eran sólo los músicos y no los fans. Con el lanzamiento, hace ya un tiempo, de su línea de parlantes la compañía ha ampliado ese mercado y le ha dado gusto a los consumidores quienes ahora pueden tener y usar su propio Marshall. 

Llevo un par de semanas utilizando (de manera abusiva) el nuevo parlante portátil Marshall Kilburn, gracias a la gente de Artikulos.co – una de esas boutiques en línea que tienen productos súper específicos y súper cool – quienes me lo facilitaron para las pruebas. Debo comenzar diciendo que me encanta la música y que escucho música gran parte de mi día, incluso mientras trabajo. Por eso digo que he usado el Kilburn “abusivamente” pues lo he sometido a laaaaargas sesiones musicales, en diferentes condiciones. 

Comencé utilizándolo en una comida que tuve en mi casa (de cumpleaños!) y en la que hubo algunos invitados. Uno de ellos me preguntó si estaba usando mi sistema de música de 6 parlantes pues oía la música con cierto surround que le llamaba la atención. Fue ahí cuando noté, que bien ubicado y gracias a sus parlantes y woofer incorporado, el Kilburn puede llenar cualquier espacio de música de una manera súper vibrante. 

Mi siguiente tarea fue la de intentar acabar su pila, al fin y al cabo no hay peor para un altavoz portátil que una pila que dure poco. Y fue aquí que me enamoré del Kilburn. Me lo llevé de fin de semana y dejé su adaptador de corriente. Lo utilicé al menos 8 o 9 horas cada uno de los días (sábado y domingo), tanto conectado vía bluetooth como vía el cable de XX y no logré que se acabara la pila. Marshall dice que tiene una autonomía de 20 horas y por lo que pude probar dicen la verdad. Incluso a volúmenes non-santos como aquellos que solo se pueden disfrutar en una finca lejos de cualquier vecino.

El sonido es impecable y los bajos son, posiblemente, su mayor atractivo. En el Treble hay ciertas complicaciones, por lo menos para alguien que sin ser experto quiera jugar un poco con los diferentes niveles. Si hay algo llamativo del Kilburn (y de los demás altavoces de Marshall) son sus controles análogos, súper rockeros y reminiscentes de las guitarras eléctricas. Son claros, fáciles de usar y bien robustos. Su terminado es elegante y a la vez rebelde y la verdad se ve super cool. 

Debo decir que sólo hay 2 cosas que no me gustaron del Kilburn. La primera es que no tiene funcionalidad de speakerphone cuando se está conectado vía Bluetooth; es decir que si usted está oyendo música vía su smartphone y recibe una llamada no puede escuchar a quien lo llama por el parlante. La segunda es que es imposible determinar el nivel de batería y cuánto tiempo le queda a uno antes de que esta se acabe. 

Por lo demás creo que el Kilburn es un excelente equipo y una opción ganadora si usted está buscando un altavoz portátil, con un sonido absurdo, con un diseño moderno y clásico y una construcción con materiales de altísima calidad. No es un parlantico de bluetooth de esos que duran 3 meses y que suenan brevemente antes de dañarse. Es un equipo para alguien que ama la música, que quiera una solución integrada para poder escucharla y sentirla y que además quiera un equipo que sea móvil y que pueda llevarse a todas partes.