fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El mejor ministro de tecnología del mundo [EXCLUSIVO TECHCETERA]

AWaldraff

Ayer nos enteramos de la renuncia de Diego Molano como Ministro de Tecnología de Colombia. Estoy seguro que entre ayer y hoy ha leido hasta la saciedad los logros de Diego Molano. No vamos a repetir el ejercicio en TECHcetera. Creo que es seguro decir que hay consenso casi unánime de que Diego Molano ha sido el mejor Ministro de este ramo en muchos años en Colombia. Posiblemente incluso haya sido uno de los mas importantes en el mundo. Como solemos hacerlo en TECHcetera, quiero dejarles una breve impresión personal de lo que es Diego Molano.

Como he comentado en algunos artículos del pasado, hice parte de equipo de Diego entre el año 2011 y el año 2012. Al Ministerio llegué con todos los miedos que puede tener una persona con una muy limitada experiencia en el sector público y de gobierno. En aquel momento había en el aire un escándalo muy grande de corrupción donde algunos inocentes terminaron pagando los pecados de otros. No era miedo, era pavor lo que tenía. No obstante me le medí al reto y lo hice por la primera conversación que tuve con Diego.

Diego tiene una capacidad innata para motivar gente. Semanalmente nos vendía su sueño de cambiar el país a través del Plan Vive Digital. Todos los funcionarios del Ministerio le compramos ese sueño. La premisa básica del Plan Vive Digital era que se podía generar crecimiento económico a través de la adopción tecnológica. A este punto no tengo certeza de que la premisa sea verdadera o falsa. No importa. Lo que importa es creer que se puede hacer y con seguridad sucede. Diego sonaba tan convencido del asunto, que los demás nos convencimos también. Éramos además capaces de transmitir el convencimiento a otros. Así, el país casi completo se convenció también.

Mi proyecto en el Ministerio era apps.co, una iniciativa cuyo objetivo era sentar la bases del Venture Capital en Colombia. Se trataba de una iniciativa muy difícil de sacar adelante pues exigía invertir recursos públicos en proyectos de alto riesgo. Pero Diego estaba convencido de que había que hacerlo y por ende yo también lo estaba. Con argumentos muy sólidos logramos convencer a varias instancias de gobierno de la idea. El modelo a seguir era el de Israel. Desgraciadamente se atravesaron algunos intereses y descarrilaron el proyecto como estaba diseñado. Pero no perdimos las ganas ni el entusiasmo. Bajo la tutela de Diego rediseñamos la iniciativa y la convertimos en lo que fué apps.co hasta hace un tiempo. Una fuente de apoyo para emprendedores que quisieran mostrar y poner en marcha ideas disruptivas o innovadoras. Diego podría ser calificado como “el emprendedor del gobierno”, pues no le tiene miedo a intentar ideas novedosas. Con mi equipo le mostramos el proyecto como si se tratara de “American Idol” para emprendedores y nos entregó todo su apoyo. Un tiempo despues el proyecto había quintuplicado las metas establecidas inicialmente.

Aunque sea extraordinario motivando, Diego no se las sabe todas. Por un buen tiempo me insistió con vehemencia que el socio ideal para apps.co eran Blackberry y otros fabricantes de equipos. Yo le contraargumentaba cada vez que había que buscar las plataformas que iban a dominar el espacio, Android y Apple. Nunca lo logré convencer. Igual tampoco me obligó a ejecutar sobre una decisión que hoy sabemos que hubiera sido un error craso. No estoy seguro que Diego sepa aceptar cuando está equivocado. Es un tipo terco. Pero también es sensato y justo. Nadie nunca fue obligado por Diego a hacer algo contra su voluntad.

Esta mañana tuvimos la oportunidad de recoger las primeras declaraciones en video, tras su renuncia. TECHcetera nace un poquito del sueño de Diego Molano. Desde cuando estructuramos la idea del sitio, hemos querido llegarle a todas esas personas que recién entraban al mundo de la tecnología y nadie les explicaba como. Hoy le di las gracias. Tenemos que estar orgullosos de los logros del Ministro Molano. Es claro que la industria y el país pierden con la salida de Diego. Tenemos la certeza de que su trabajo no se perderá.