Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Cuál SmartPhone es mejor? Cómo responder esa pregunta de manera responsable?

Felipe Lizcano
Hace poco una amiga me hizo una pregunta muy interesante la cual no pude responder como dicen “así nada más”. Debí analizarla a conciencia y hasta investigar un poco para poder responderla con toda objetividad Aunque la cuestión en apariencia era relativamente simple: “Qué comprarías tu: un Samsung Galaxy S4 o un iPhone 5S?”?”, debía echar mano de mis conocimientos y averiguar un poco sobre el caso de uso de mi amiga ya que ambos son equipos del año pasado y no corresponden al último dispositivo de los fabricantes, lo cual puede afectar la vigencia de los mismos. Aunque ella quería que me pusiera en sus zapatos, la verdad es que a primera vista, suelo hacer muchas cosas con mi teléfono, ya que es el único gadget que generalmente llevo conmigo vaya a donde vaya.

Así pues, después de pensarlo un rato lo primero que hice fue preguntarle “¿para qué lo quería usar?” Su respuesta fue bastante rápida y simple: “para lo mismo que lo usarías tu y el resto de la gente!”. Ahí comprendí que, seguramente, la conversación no iba para ningún lado. Ahí comprendí que, seguramente, la conversación no iba para ningún lado.  Eso me motivó a escribir el siguiente artículo, dado que seguramente la misma duda se le va a presentar a muchos en esta época navideña.

Siguiendo con la idea, al mejor estilo de una investigación científica, empecé a pensar en un conjunto de cualidades que me permitiera evitar comparar “peras con manzanas”. Para llegar a un resultado un poco más ecuánime, decidí hacer una pequeña tabla con la información más importante acerca del Samsung Galaxy S4 vs el iPhone 5S.

 
[table id=15 /]
 
Ya con esa información clara y a la mano, me pareció pertinente analizar los tres factores más importantes que, según mi apreciación personal, debe tener un SmartPhone para que sea de mi total gusto: hardware, plataforma (software) y ecosistema.

A nivel de Hardware el Samsung Galaxy S4 tiene todos los juguetes; un procesador con “la medio pendejadita” de ocho núcleos, memoria expansible, una cámara posterior con muchos megapíxeles y una batería con más mAh. O sea que, en materia de números, Samsung sacó la delantera.

Cuando hablamos de plataforma la cosa se pone más compleja, dado que, aunque Android ha tenido bastante evolución, queda algo que nunca me ha gustado: tener que depender en gran medida del operador y de toda su carreta sobre la homologación para poder recibir las actualizaciones. En ese punto creo que el iPhone le lleva delantera a los demás, pues, aunque el operador puede bloquear algunas funcionalidades, le queda muy difícil limitar las actualizaciones a nivel de sistema operativo. Otra consideración a tener en cuenta es la calidad de las aplicaciones de la tienda: creo que el proceso de aceptación de Apple es mucho más riguroso y, por lo mismo, el producto es más elaborado y relativamente más fácil de usar para el usuario final. Ni hablar de los servicios a nivel del OS, dado que desde la introducción de “continuity”, la capacidad de recibir y enviar mensajes de texto y/o llamadas desde un computador, utilizando el iPhone y/o iPad ayuda a simplificar de manera indiscutible las labores de integrar productividad, mensajería y llamadas en el Mac.

Ahora bien, a nivel de ecosistema, servicios como el AirPlay integrados a un sinnúmero de dispositivos como el Apple TV, parlantes y computadores MAC tienen la particularidad de hacer más agradable la interacción con contenidos, video juegos de iOS en una pantalla de grandes dimensiones y el consumo de contenidos como la música y los videos de iTunes. Cuando se compara lo anterior con el ecosistema de Google, aunque existen tecnologías como el DNLA y el WiDi, la realidad es que en países como Colombia el mercado no ofrece tantas opciones.  

Después de explicarle lo anterior a mi amiga, noté que en varios momentos, cuando estaba exponiendo mis ideas, ella empezó a hacer caras y amirar hacia el infinito. Finalmente me dijo que había olvidado algo muy importante, lo cual realmente me sorprendió, aunque, en este mercado, es casi imposible tener en cuenta todas las perspectivas del asunto. Así pues con mucha curiosidad me atreví a preguntar: “¿Qué me faltó? ¿Qué no entendiste?” Su respuesta fue muy simple pero concreta: El precio de cada uno. Ahí me sentí perdido, ya que en TECHcetera nunca hablamos de eso!

 
En ese momento recordé que existe un sitio en línea especializado en tabletas, celulares y televisores, enfocado en la oferta de productos de venta y distribución local, llamado “Loencontraste” que ha logrado captar la esencia de los términos básicos necesarios para que una persona promedio pueda hacer sus comparaciones entre dispositivos,  los precios y hasta la opinión de un experto que no está relacionado ni trabaja para un fabricante en particular (dos de los editores de TECHcetera constantemente hacen colaboraciones para dicho sitio).

Después de ingresar a dicho enlace, noté que mi amiga naturalmente estaba muy enfocada y limitada por el factor costo y, por lo mismo, para ella el Samsung Galaxy S4 era la mejor opción, dado que los productos Apple no se caracterizan por ser los más baratos. Así pues, aunque personalmente creo que el iPhone 5S era el más indicado; debo reconocer que el caso de uso de mi amiga es bastante diferente y el Galaxy S4, en su momento, fue “uno de los pesos pesados” de los SmartPhones con Android.

Galería de Imágenes