Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


2 Caras de un Mismo Samsung

Samir Estefan
  • El 3 marzo, 2015
  • Evangelista Tecnológico / Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management / Conferencista Internacional / Blogger
Más allá de todo el hype que se ha creado alrededor del (exitoso) lanzamiento de los nuevos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, la llegada de estos 2 equipos muestra 2 caras de una misma compañía y evidencia lo difícil que es cambiar e innovar en una corporación llena de mandos medios (a quienes se le compensa sólo por ventas y por valor de la acción) y burocracia.

Luego de haber podido jugar con ambos dispositivos me atrevo a decir que Samsung está cometiendo un error al introducir 2 modelos de un dispositivo que es tan revolucionario hacia el interior como lo es de cara al público.

Si estuviera en mis manos, si la decisión fuera mía, si quieren oír consejo mis amigos de Samsung, les diría que sólo era necesario lanzar el Galaxy S6 Edge.  

Sin embargo entiendo que no es una decisión fácil y la presentación de ambos dispositivos nos muestra 2 caras de un mismo Samsung.

Por una lado vimos el Samsung innovador, creador, que propone, que se arriesga, que innova y lidera. Que entiende que en el high end del mercado no se habla de specs sino que los smartphones son símbolo de status y de identidad. Y que ese status y esa identidad no van asociados ni al plástico ni a aparatos que no se distinguen entre sí. Ese es el Samsung que nos trae el Galaxy S6 Edge.

Pero por otro lado vimos al Samsung burocrático, el de los gerentes que no se quieren arriesgar y que prefieren “irse por lo seguro”. El que cree que poner más RAM y más procesador es suficiente. El que no es capaz de dar el salto requerido para retomar el rol de liderazgo que había adquirido. El que produce el S6 tradicional, que no es más que un upgrade del S5 y que es MUY parecido a su principal competidor.  

El Samsung Galaxy S6 Edge es el equipo al que la compañía le debería apostar. Punto. Al fin y al cabo ambos de estos equipos están enfocados en la parte de arriba de la pirámide, en donde USD100 dólares (que es lo que creo será la diferencia entre uno y otro modelo) no es que haga mucha diferencia.

El S6 Edge es un equipo innovador, diferente a su competencia, que incorpora (por fin) materiales premium, que es súper rápido, tiene una resolución impresionante, una cámara súper veloz y un diseño y un funcionamiento excepcional.  

El S6, a pesar de usar materiales premium y varias de las mismas especificaciones del Edge, sorprende (DEMASIADO) por la cantidad de “parecidos” que tiene con el iPhone 6. Por primera vez, Samsung ha decidido eliminar las baterías reemplazables (algo que criticó de Apple desde el 2007 y hasta hace menos de 8 meses), borrar por completo la existencia de las SD cards como mecanismo de expansión de memoria y ahogar las especificaciones waterproof de algunos de los equipos predecesores. Y si a eso le suma el diseño basado en cristal y en metal, la cosa se pone dura. 

Innovar en un “rectángulo con bordes curvos” (como lo describió uno de los abogados de la compañía en el juicio contra Apple) es extremadamente difícil. Y sin embargo, Samsung lo ha logrado con el S6 Edge. Ese es el dispositivo que refleja ese compromiso de cambio, esa revolución que requiere la empresa. Para que opacarlo con un “hermano” tradicional y aburrido?