Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Las 10 peores prácticas cuando se implementa tecnología en educación

Catalina Valenzuela

Michael Trucano, es un experto en tecnología y educación del Banco Mundial estuvo contando la semana pasada cuales son las 10 peores prácticas en la implementación de tecnología en educación. Curiosamente, dice el experto estas prácticas se siguen repitiendo casi 10 años después que la tecnología comenzó a entrar a los salones de clase. Estas diez malas prácticas tienen dos características: i) pasan consistentemente en distintas partes del mundo y ii) se repiten dentro de los países. Acá se las dejo.

  1. Esperar que pase magia una vez se instala el hardware. Este punto no requiere mayor explicación. La magia se refiere a que se mejoren los resultados académicos, los docentes enseñen mejor y etc etc
  2. Los ambientes de aprendizajes, las metodologías pedagógicas y los contenidos de los países OCDE (los más ricos del mundo) no son aplicables a los países en desarrollo. La copialina no vale. Se pueden adaptar algunas cosas, se pueden asimilar otras en particular los errores pero una clase en Finlandia nunca se va a parecer a otra en Colombia. Copiar un modelo exitoso no garantiza éxito.
  3. El contenido y las prácticas se diseñan después que se ha comprado el hardware y el software: No todo el contenido se puede adaptar a lo que ya se compro y el contenido cada vez más es una parte indisociable de lo que se compra. 
  4. Se asume que se puede importar contenido de cualquier lugar: El contenido se debe adaptar a las necesidades de cada país y casi de cada ciudad. No es lo mismo enseñar sobre las estaciones en una región donde cae nieve la mitad del año que donde llueve sin cesar. Ambas estaciones se llaman invierno y son bien distintas.
  5. No se monitorea, no se evalua: Generalmente el monitoreo no se lleva a cabo y la evaluación se hace al final de un periodo extenso. El monitoreo debe ser permanente, la tecnología además permite hacerlo relativamente fácil y la evaluación debe hacerse en periodos relativamente cortos para poder corregir antes de que sea demasiado tarde.
  6. Se hace una gran apuesta en tecnologías no probadas, con un solo dueño y vendedor y “lock in”: Las tecnologías cerradas no permiten cambiar cuando es necesario: por absolecencia, mal servicio o quiebra de la empresa. 
  7. No se presupuestan los costos operativos ni de mantenimiento: La tecnología viene con “back office” hay que guardar los datos, hay que tener mecanismos de seguridad para que no entren intrusos, hay que actualizar las máquinas, pagar cuentas, etc, etc y eso cuesta una plata.
  8. Se asume que los asuntos de igualdad van a desaparecer: población urbana vs, población rural, estudiantes con problemas de aprendizaje vs, los que no tienen, los niños vs, las niñas, las minorías lingüisticas vs la mayoría. Así como tampoco se desaparecen por poner en un papel que todos los estudiantes son iguales. Para que la tecnología sea un elemento “igualador” las metodologías de enseñanza, los contenidos deben promover la igualdad. 
  9. No se capacitan los maestros: Acá en TECHcetera hemos discutido mucho sobre este tema. Cada vez se hace más latente la necesidad de entrenar a los docentes en el uso adecuado de la tecnología en el salón de clase y fuera de ella también.
  10. ___________________ (llenar el espacio en blanco con su experiencia propuso Trucano)

Mi número 10 es la falta de políticas y estrategias transparentes y legítimas de ciudadanía digital.

Así las cosas uno se pregunta porque si esto lleva pasando un tiempo, un tiempo largo, sigue pasando. Durante la discusión entre los asistentes a la charla surgieron varias ideas incluida la ignorancia, la captura de algunos agentes privados o públicos de los programas de tecnología y educación etc. Para mi el punto crítico es de rentabilidad política: es más rentable políticamente inaugurar un puente, repartir “máquinas” que enseñarle a la gente a pasar el puente peatonal o implementar adecuadamente la tecnología.