Piense en un mundo en el que su cerebro interactúa directamente con computadores y con el internet. A eso le están apostando Mark Zuckerberg y Elon Musk