Los peligros de los servicios de entretenimiento de SMS son GIGANTES. Y más cuando quienes los usan son menores de edad que no entienden los riesgos