¿Será que la Realidad Virtual (VR) es capaz de “engañar” o “distraer” al cerebro para que los niños se relajen durante los procedimientos médicos?