No todos los sistemas de reconocimiento facial de los dispositivos móviles son iguales. La mayoría puede ser burlados con tan solo una máscara