El viernes pasado Felipe escribía sobre los efectos que puede tener la Impresión en 3D en la Manufactura. Y es que aunque algunos aún la descartan y la minimizan como un hobby o algo para pequeños proyectos, los avances exponenciales que han tenido las diferentes asociadas a esta actividad la están convirtiendo en uno de los pilares más fuertes de lo que será la 4ta Revolución Industrial. 

Ya hoy es posible imprimir en diferentes materiales, algunos incluso con circuitos metálicos o eléctricos embebidos en la parte y algunos otros, como detalla Felipe en su artículo que incluso pueden reaccionar a las condiciones del ambiente que los rodea (!!!).

Pero el impacto de la Impresión en 3D será mucho más grande que para la propia manufactura, transformando por completo varios pilares de nuestro modelo económico actual y de la misma estructura geopolítica en la que vivimos (con impactos inmensos que veremos en un periodo de 15 a 50 años).

Déjeme le pongo unos ejemplos fáciles de entender:

1. El modelo de clusters de producción no hará sentido

Hoy tenemos grandes centros de manufactura alrededor del mundo, muchos de ellos especializados en ciertos productos (Schenzen para dispositivos eléctricos o Tailandia y el sudeste para confecciones, por ejemplo). 

En ellos se producen no solo los productos finales sino muchos de sus componentes. Pero, ¿y si cuando yo quiera comprar algo ya no tengo que comprarlo fisicamente sino que puedo adquirir los planos para impirmirlo en mi casa o en mi centro de impresión más cercano? Ya no habrá necesidad de tener esos clusters de producción, cuyo único sentido radica en las economías de escala que ofrecen en un modelo de producción análogo y no digital. 

2. ¿Donde se mide el PIB de un producto impreso en x ciudad?

De acuerdo al más reciente Global Manufacturing Competitive Index de Deloitte la producción manufacturera se concentra en solo 6 países del planeta (en Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Corea del Sur e India se produce el 60% del total de manufactura mundial), precisamente por esos clusters de producción de los que hablé en el punto 1. 

¿A donde se medirá (o que variable utilizaremos) cuando el iPhone que se diseña en California ya no se fabrique en China sino que se imprima en cada país donde se va a consumir? ¿Qué pasará con ese ranking de economías actual? 

3. El impacto en el transporte de carga 

Hoy por hoy tenemos un modelo de transporte de carga que funciona, en su mayoría, como un relojito. De Schenzen salen smartphones a diario; smartphones que en menos de 2 días han llegado a las tiendas de Estados Unidos y Europa en donde se venden. 

En esa cadena logística hay camiones, barcos, aviones y millones de personas que hacen posible que los productos se muevan desde donde se producen a donde se consumen en en flujo constante de bienes y dinero. 

Piense en el impacto de no tener que mover esos productos, sencillamente porque es más barato y rápido imprimirlos localmente con Impresión en 3D. ¿Qué pasará con los marineros, con los camioneros, con los bodegueros, con los pilotos y con todos los personajes que participan de ese modelo actual? ¿Cuál es el futuro de compañías como Fedex o DHL o Maersk cuya razón de ser es precisamente el modelo actual de producción en un lado y traslado a los mercados de consumo?

4. Y en el precio del Petróleo 

A menor demanda, menor es el precio de un bien o servicio. Así funciona nuestra economía. Piense en un mundo donde 1/4 de lo que hoy se consume de petróleo ya no es necesario.



Y no porque todos nos vayamos un modelo de energías renovables o vehículos eléctricos (ya sabemos que a las estaciones de gasolina les quedan -máximo- 25 años de vida), sino porque el grueso del petróleo que usamos es para transporte y el 25% se usa en la actualidad para el transporte de productos del que venimos hablando.

Así sea solo la mitad de ese transporte el que sea reemplazado por productos impresos in situ el impacto en el precio de la gasolina será catastrófico para los países de la OPEP que viven del petróleo (y a eso sí súmele la transición de lo demás a energías renovables).  

Por eso Arabia Saudita y varios países en el Medio Oriente ya están renovando sus economías (mientras que Venezuela y otros países latinoamericanos en donde el petróleo es importante siguen pensando que les durará una eternidad)

[Servicio Social: si se está graduando del colegio y está pensando qué estudiar, NO estudie ingeniería de petróleos] 

El impacto de la Impresión en 3D va mucho más que en la manufactura. Impactará nuestra economía y nuestra sociedad como pocos han entendido. Permitirá a los terroristas imprimir armas sin tener que llevarlas a través de las fronteras, disparará la piratería (como ocurre desde hace años con los productos digitales).

“Programas, Juegos” como gritan cerca de Unilago se transformará en “Zapatos, Gafas, Carteras” como dicen los chinos en Nueva York, pero ahora todo impreso y “chiveado” aquí mismo.

No me malentienda, no creo que la impresión en 3D sea mala. Al contrario, creo que nos depara un futuro mucho mejor, con mejores productos, con precios más bajos. Un futuro en el que el one-size-fits-all ya no exista y en donde todos los productos se puedan personalizar al estilo, necesidades y dimensiones de cada uno de los clientes. 

Un futuro con dispositivos más inteligentes, más ecológicos, menos polución y menos desperdicios. Un futuro con nuevos materiales y nuevas soluciones. Un futuro mucho mejor. Pero es importante entender que no todo será perfecto.
Samir Estefan

About Samir Estefan

He sido geek desde cuando no era tan "cool" serlo. He vivido rodeado y fascinado por la tecnología toda mi vida y estoy convencido que esta es un mecanismo de democratización, participación, inclusión y desarrollo. Me apasiona el efecto que la tecnología tiene sobre la gente, la educación, la productividad y la sociedad. Trabajo en el mundo de la tecnología como Director de Softimiza, una firma de Software Asset Management, escribo de tecnología aquí en TECHcetera y colaboro en un par de sitios más y doy charlas sobre tecnología cada vez que puedo pues creo que compartir mi conocimiento con otros es la mejor manera de ayudar a crear un mejor país. No soy periodista. Soy un usuario más, tal vez un poco más avanzado que otros, que ve en la tecnología la posibilidad de compartir con su familia, amigos y conocidos su vida y sus intereses.

Category

EDITORIAL

Tags

, ,