Si algo me llamó la atención de los televisores del CES es como tienden a desaparecer.