La luz azul emitida por las pantallas de nuestros televisores, smartphones, computadores y tabletas no estás dejando ciegos. Y ahora sabemos por qué.