Gracias a las ventas del iPhone x varios fabricantes le han perdido el miedo a la barrera de los USD 1000 y han incrementado el precio de sus flagships