Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

No traiga su selfie-stick

Samir Estefan

“tanto va el cántaro al agua…” Dice un viejo refrán en Colombia hablando de los s resultados del uso y del abuso de ciertas actividades. Y parece aplicar a la perfección a lo que ha ocurrido cerca con los selfie-sticks en estos pocos meses de vida del sencillo pero ingenioso adminículo. 

Comienzo diciendo que tengo uno y que le he usado, creo, responsablemente. Lo pongo solo al momento de la foto y lo extiendo con precaución, mirando primero a mis alrededores. Pero he sido testigo del abuso de otros stickeros con sus palos extensibles. Desde la señora que no lo quita ni para hablar por celular hasta el señor que golpea a sus vecinos intentado captar el “ángulo perfecto”.

En museos de Europa, donde se vio su llegada mucho antes que a América, hay relatos de choques de selfie-sticks que terminan en pequeñas luchas al mejor estilo del esgrima entre usuarios que abusan de sus dispositivos. Relatos de obras golpeadas por el descuido de algunos usuarios con sus adminículos. Relatos de prohibiciones de uso en varios de los salones donde están las obras más famosas. 

El día de ayer los organizadores de conciertos como Coachella y lollapalooza han informado a quienes quieren asistir que no podrán ingresar sus selfie-sticks a los eventos siguiendo el ejemplo de estos museos. 

Son cada día mas los sitios donde ya no se puede utilizar el selfie-stick. Así que antes de sacarlo, antes de extenderlo, primero valide si no está prohibido su abuso, perdón, su uso. 

Sabe que sería genial? Cuéntenos su historia de ese “abusador de selfie-stick” que le haya tocado en último paseo. A las mejor podemos armar algo chévere.