Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Social Media: El caso de Nicolas “Agente86” Gaviria!

Samir Estefan
El caso de Nicolas “Agente86” Gaviria me ha puesto a pensar sobre la importancia del Social Media como herramienta de “control político” o mejor “control social”.
 
En Estados Unidos o Europa uno ve unos comportamientos un poco más cívicos de la gran mayoría de los ciudadanos, en parte porque existe administración de justicia (cualquiera que toque un policía pasa , al menos, la noche en la cárcel) pero en GRAN parte porque la sociedad no tolera esas “desviaciones” de la norma.
 
Usted rara vez ve a alguien colándose en una fila, botando la basura en la calle o pasando por encima de otros. Y no es porque haya “un policía en cada esquina”. Es porque todos y cada unos de los ciudadanos ejercen ese rol del “policía” no aceptando ese tipo de actitudes.
 
Ese es el poder que el social media tiene en una cultura tan pobre y estigmatizada como la nuestra. Una cultura en el que si no fuera porque el video se volvió viral los malos del paseo hubieran sido los policías. Un cuento en el que como muchos otros que no han sido de conocimiento público los policías “SI” terminaron en el Chocó o en el Putumayo porque los mandos militares o de policía no tuvieron más opción que acceder s las presiones de políticos y personajes importantes que no cuestionan las actuaciones de sus familiares o amigos y no miden sus palabras, sus actos cuando un agente de policía, o cualquier otro servidor público, los requiere.
 
Difundir las imágenes de Gaviria, crear Memes y demás es la muestra de una sociedad que está harta de que se premie al tramposo, al ladrón, al corrupto y se ponga en tela de juicio y se “pordebajee” el trabajo y las actuaciones honestas de la mayoría de los colombianos.
 
Vitalizar el contenido y mofarse de Gaviria no es “bullying”! Al contrario! Es unirse en contra del “buller”, del que cree que es poderoso por “X” o “Y” razón, del matón y generar un escarnio público que por lo menos de justicia moral en un país donde la justicia verdadera es más asquerosa que los mismos infractores.
 
Llenemos Facebook,  Twitter y todas las redes de esas denuncias! Que a los medios tradicionales no les importan pero como individuos unidos podemos darles visibilidad.
 
Porque el poder del pequeño hermano es incluso más grande que el del gran hermano!