Si hace algunos años hablábamos de innovación como parte integral de la estrategia empresarial, ahora estamos hablando de la transformación digital. Pareciera que todas las empresas han decidido transformarse. No debería ser sorpresivo, pues en TECHcetera hemos hablado hasta el cansancio sobre el tema.

No deje de leer nuestra revista especializada en transformación digital.

En la práctica pareciera que la transformación no es posible. Intente nombrar en su mente al menos dos empresas del mundo tradicional, que hayan transformado su negocio hacia lo digital exitosamente. Si no encontró ninguna, no esta solo. Es posible que existan algunas, pero no son la norma. Lo que sucede es que transformarse digitalmente es extremadamente difícil.

El mejor ejemplo de una transformación digital es Netflix

Netflix es una empresa que nació del boom de las dot-com. En su versión original alquilaba DVDs por correo. Su gran fortaleza era el conocimiento que logró adquirir acerca de sus usuarios. Haciendo data science sobre las listas de preferencias de sus usuarios, consiguieron entender muy bien como funciona el mercado de los contenidos de entretenimiento. Hoy producen sus propios shows, casi todos un éxito de audiencia, y distribuyen el contenido digitalmente.

La transformación digital de Netflix no fue para nada sencilla. Hoy es un caso de estudio de éxito, pero hace unos años lo era de fracaso. Reed Hastings decidió canalizar su propio negocio primero subiendo los precios de los DVDs por correo y luego convirtiéndolo en una empresa separada. En el camino, perdió en cuestión de días, mas del 80% de la capitalización del mercado. Como lo demuestra también la gráfica, desde ese entonces ha multiplicado por 100 el valor de la compañía.

¿Cuántos CEO estarían dispuestos a poner en riesgo su puesto tomando una decisión tan agresiva como la de Reid Hoffmann?

La respuesta es cercana a 0. La aproximación generalizada es de mucho menor riesgo. Lo que estamos viendo son transformaciones hechas gota a gota, sosteniendo el negocio tradicional mientras se ajustan una a una las diferentes aristas de la transformación.

Nadie sabe cual es el camino correcto.

Cuando hablamos de transformación digital, nadie tiene la respuesta correcta. En general, todos los que estamos trabajando en transformación estamos aprendiendo de nuestro propio camino a punta de prueba y error. Algunas cosas funcionan muy bien. Otras definitivamente no funcionan. Pareciera que la mejor manera de afrontar el problema es imitando a los emprendedores exitosos.

De acuerdo con los preceptos del Lean Startup, un startup o emprendimiento es una organización temporal dedicada a buscar fit entre el producto y su mercado. Con este fin, el equipo sigue un proceso de experimentación y aprendizaje que lo lleva a encontrar un modelo de negocio viable, repetible y escalable reduciendo al mínimo el desperdicio de recursos.

Algunos otros expertos hablan de identificar el job to be done antes de dedicar recursos a la experimentación. En cualquier caso esta claro, que los métodos tradicionales; declarar proyectos y arrojar recursos para su ejecución, no funcionan muy bien.

El camino mas popular empieza rediseñando la experiencia de los clientes

Posiblemente no sea el camino correcto en su compañía. Pero las primeras iteraciones en las empresas pioneras de la transformación, demuestran que el paso inicial que mejores resultados arroja es observar y empatizar con los clientes, para luego rediseñar su experiencia acorde.

Lo anterior lleva necesariamente a la organización, a experimentar con metodologías de pensamiento de diseño. Se trata de un cambio radical en la manera de afrontar el cambio. Algunas empresas, en específico sus líderes no están listos para este cambio. En la vieja escuela, un líder debería tener todas las respuestas. En el mundo actual, su rol es mas de coordinador y decisor.

¿Está trabajando en una transformación digital? Una manera de acelerar su progreso es compartir los éxitos y fracasos con otros.

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, ,