Algunos de los más emocionados early adopters de tecnologías como Realidad Virtual, Inteligencia Artificial, Robótica Avanzada e Internet de las Cosas son aquellos que trabajan en el negocio del sexo. Y los avances nos ponen a pensar en sus consecuencias éticas y morales