Samsung pretende aguarle la fiesta a Apple adelantando el lanzamiento de su Note 8. Pero de pronto termina haciéndole un favor