Windows Phone no logró ganar un espacio en el mercado de los smartphones. Es hora de cortar las perdidas y buscar otro mercado