El iPhone X no innova de forma significativa y es, en esencia, un Galaxy Note 8 con la marca de la manzana en la parte trasera.