Con los lanzamientos de ayer Google demuestra que está dispuesto a incluir capacidades de inteligencia artificial en todo el hardware que lance