Cuphead es una obra de arte, es uno de los mejores juegos del siglo, pero es tan difícil que te volverá loco.