Las cifras de conductores que se distraen con sus teléfonos móviles siguen creciendo. Y de la mano, aumenta la accidentalidad en todo el mundo