Si hay algo que se puede destacar de los últimos 6 años de gobierno en Colombia es el trabajo que ha realizado el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Las cifras de penetración de internet en el país y los reconocimientos que el país ha obtenido en materia de inclusión tecnológica – en cabeza del MinTic – hablan por sí solos.

Lamentablemente, desde la salida de Diego Molano del Ministerio y del nombramiento de David Luna en el cargo parece que la cartera ha vivido exclusivamente de la inercia heredada de la administración anterior y, sin ningún tipo de capital político, el MinTic ha sido relegado a una posición secundaria en la que su voz poco vale.

Y leyendo el post publicado por mi amigo Jose Carlos García ayer en El Tiempo – y cuyo sentimiento comparto 100% – me quedé pensando que lo que nos hace falta es Ministro.

Un Ministro que pueda explicarle a los analfabetas digitales lo que está ocurriendo en el mundo. Un Ministro que pueda justificar, con cifras y números, el por qué ir en contra de la tecnología en medio de la 4ta revolución industrial es un suicido. Un Ministro con el capital político suficiente para enfrentar, proactivamente, el pensamiento retrógrado y corto-placista y mafioso de los Uldaricos, las Natalias Abellos, los Jorge Eduardo Rojas y los Mauricios Cárdenas que hay en nuestro país. 

Pero la verdad es que hoy no tenemos ese Ministro (y lo dije desde hace año).

No lo digo solo por la “discreta” intervención que el MinTic ha tenido en la discusión entre los taxistas, el Ministerio de Transporte y las aplicaciones de transporte individual, encabezadas por Uber (a todas estas, nadie en el MinTransporte ha sido capaz de responderme esta pregunta).

Lo digo porque ahora que se comienzan a conocer los detalles de lo que será la Reforma Tributaria, es claro que no hubo nadie en el MinTic que fuera capaz de explicarle a Cárdenas el impacto de lo que está proponiendo para el futuro digital del país. 

Para nadie – ni siquiera para el Ministro Cardenas – es un misterio que entre mayor es el acceso a internet de un país, menor es su pobreza. Lo dicen todos los expertos, incluso la ONU: 

relacion-internet-pobreza
Gráfico: Presentación Diego Molano, Fuente: UNCTAD

¿Cómo, entonces, se puede justificar que en los servicios de internet móvil – que hoy constituyen más de las mitad de las conexiones de internet de alta velocidad del país – se planteen impuestos que incrementan su costo en cerca del 26%? 

¿Cómo es posible que ahora que la educación virtual es una opción real de entrenamiento y aprendizaje les toque a aquellos que quieran aprender inglés o una carrera técnica en línea a pagar 19% sobre el costo del programa?

En Colombia el Comercio Electrónico es aún incipiente. Las transacciones online representan menos del 4% del PIB y menos del 2% de las empresas del país ofrecen transacciones en línea a pesar de los claros beneficios para la economía. ¿A quien, entonces, se le ocurre que gravar las compras en línea será una buena idea? 

¿Cómo es posible que luego de los logros obtenidos gracias a la eliminación del impuesto a las ventas para los computadores y tabletas más baratos ahora se piense volver a aplicárselos? ¿En serio el MinTic no fue capaz de demostrar el impacto que esto tendrá en el nivel de alfabetismo digital (por no mencionar el que habrá en el contrabando) del país? Celulares de 650 mil pesos? Computadores de menos de 1 millón? Ojalá baje el dólar a 1,500 a ver si podemos comprar algo que no sea “chibeado” (o será “chivado”?) o de la China profunda donde la calidad de los productos aún es como la de 1980. 

¿Queremos en realidad ser un país de taxistas y campesinos desconectados de la realidad, en donde los únicos felices con la reforma son los ganaderos y los contrabandistas? ¿O queremos promover para ellos y para todos los oficios del país los beneficios de poder ofrecer nuestros productos y servicios sin fronteras y de incorporar tecnología en todas las actividades económicas?  

Mientras que el Foro Económico Mundial estima que antes del 2020 se perderán más de 5 Millones de trabajos – que serán reemplazados por robots – y la Casa Blanca plantea una hoja de ruta para los retos y oportunidades derivados de la Inteligencia Artificial aquí no tenemos un Ministro que pueda explicar por qué ponerle (o subirle los) impuestos al acceso a internet es AB-SUR-DO.

Es claro el rol que juega el Ministro de Hacienda en un país. Pero también debería ser claro que es responsabilidad del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones defender un segmento de la economía que cobra cada día más importancia y que debe servir de base para el crecimiento futuro del país. 

Y lamentablemente, en este caso, parece que el MinTic no ha sido de capaz de hacerlo. 
  • Cara

    Si bien no estoy muy de acuerdo con el Ministro, que responde a un nombramiento político mas que Técnico, es necesario validar su suposición ya que confunde correlación con Causalidad.

    Es cierto que existe una correlación entre la pobreza y la penetración de internet pero eso no justifica la causalidad.

  • Es un político y demagogo y el cabildeo con dineros y palancas mueve que no fluya iniciativas, no es un tecnico, al escucharlo le falta argumentación y solidez, es un pelele, así de simple, político que no ve si no lo que hacen sus subalternos y ademas que saca pecho de los programas que estaban trazados del anterior ministro. en fin asi es, sera.. Saludos..

  • Julian Ramirez

    Gran post

Samir Estefan

About Samir Estefan

He sido geek desde cuando no era tan "cool" serlo. He vivido rodeado y fascinado por la tecnología toda mi vida y estoy convencido que esta es un mecanismo de democratización, participación, inclusión y desarrollo. Me apasiona el efecto que la tecnología tiene sobre la gente, la educación, la productividad y la sociedad. Trabajo en el mundo de la tecnología como Director de Softimiza, una firma de Software Asset Management, escribo de tecnología aquí en TECHcetera y colaboro en un par de sitios más y doy charlas sobre tecnología cada vez que puedo pues creo que compartir mi conocimiento con otros es la mejor manera de ayudar a crear un mejor país. No soy periodista. Soy un usuario más, tal vez un poco más avanzado que otros, que ve en la tecnología la posibilidad de compartir con su familia, amigos y conocidos su vida y sus intereses.

Category

EDITORIAL

Tags

,