IT, departamento técnico, transformacion IT

Durante el año 2016 se hizo evidente que el rol de IT en la estrategia de las empresas había cambiado radicalmente. En las organizaciones anticuadas siguieron viendo a IT como el grupo que hace “todo lo que tenga que ver con los computadores y la tecnología”. Para todos los demás, esa posición es un absurdo.

Uno de estos días, todas las empresas serán empresas de tecnología. – Ben Bajarin (Editor de re/code)

Los avances de la tecnología han logrado que prácticamente cualquier función empresarial sea susceptible de ser sistematizada. No es que el recurso humano deje de ser necesario. Es que la forma como se aprovecha en beneficio de la estrategia es diferente. En IT esta afirmación es mas cierta que nunca.

¿Tiene sentido acumular conocimiento técnico?

Si, como yo, tiene más de 40 años recordará que hace tiempo las empresas tenían departamentos dedicados a traducir documentos. Hoy las empresas contratan empleados bilingües y el area de traducciones desapareció completamente. Algo similar ocurre con IT. La lógica de tener un equipo técnico dedicado, que no está atado a las competencias nucleares de la organización, constituye un uso ineficiente del recurso humano.

La configuración técnica, la integración con otras aplicaciones, el mantenimiento, las mesas de ayuda, etc…, son todas tareas que perfectamente se pueden entregar a un tercero. Esa es la premisa base del software como servicio (SAAS) y la razón por la cual existen todavía los integradores de sistemas. Mientras tanto, la administración y configuración básica de las herramientas, como las traducciones de otrora, es realizada por los propios usuarios. Es obvio que IT tiene que transformarse.

Entonces, ¿qué es lo que hace IT?

Subsiste la necesidad de diseñar y administrar la arquitectura técnica empresarial. Esta define como se hablan entre sí las diferentes aplicaciones y como se conecta la información con los procesos. La velocidad con la que la empresa puede reaccionar hacia el mercado, depende en buena medida de la arquitectura. Cuando es lo suficientemente flexible, acompaña las necesidades del negocio. Cuando no lo es, se vuelve un lastre. Hoy, mas de una empresa vive momentos de tensión extrema entre negocio e IT, por tener una arquitectura rígida y anticuada.

Así mismo, es de esperar que hacia futuro haya que administrar múltiples proveedores técnicos. Sucederá porque la complejidad técnica de cada solución obliga a los proveedores a especializarse. En la medida en que la empresa va sistematizando mas procesos, la complejidad de administrar a los proveedores también va creciendo. Además, en medio de una transformación digital, el negocio requerirá nuevos desarrollos e integraciones con mayor frecuencia. IT tiene que administrar la complejidad de los proveedores y asegurar que se entreguen los requerimientos bajo la promesa de alcance, valor y tiempo.

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, ,