Ayer publiqué mi review del iPhone original, como si fuera el 2007. Como si no supiera lo que ha avanzado la tecnología en esta década. Como si no existiera el iPhone 7 ni ninguno de los fantásticos smartphones que hay en el mercado. Como si no comiéramos datos como lo hacemos. Como si no whatsappearamos, instagramearamos y facebookearamos todo el día. 

En el 2007 el iPhone de primera generación era recomendable a ciegas (la mayoría de los reviews de los expertos, así lo dijeron). Hoy? No lo sé. Por eso, en los últimos días desempolvé mi primer iPhone y decidí probar que tan útil es en la actualidad. 

Hay que decir varias cosas:

Me sorprendió lo pequeño que es, sobretodo en comparación con un Plus, que es lo que uso ahora (es tan pequeño que cabe dentro del espacio utilizable de la pantalla del Plus). 



Igualmente es increíble que sea más gordo y pesado que el iPhone 7 a pesar de que este es mucho más grande y poderoso (y de que su pantalla es el doble de grande). En grosor, sus 11.6mm son 63% más que los 7.1mm del 7 y pesan prácticamente lo mismo (135g vs 138g).

Para poder usarlo tuve que buscar un adaptador para que mi Nano-SIM funcionara con el teléfono. A la izquierda pueden ver la bandeja de la Nano-SIM de mi iPhone actual, en la mitad la bandeja del iPhone original (con la SIM actual) y a la derecha el adaptador.  



Esa pantalla de 3.5″ que tanto me enamoró es ahora minúscula y uno puede ver en ella cada uno de los pixeles que la conforma. 

Es leeeeeeento para bootear. De ahí en adelante, a pesar de no ser el mas rápido del planeta, me sorprendió lo bien que se comporta, sobretodo al recordar que tiene solo 128 MB de memoria RAM (el Galaxy S8, en comparación tiene 32 veces eso). 

La última versión de iOS que hay disponible para este modelo es la 3.1.3 y eso es un problema para alguien como yo, porque al intentar descargar cualquier aplicación de las que uso en la actualidad recibí este mensaje:



Así las cosas ni Netflix, ni Facebook, ni Instagram, ni WhatsApp, ni Waze, ni Slack, ni Flipboard – que uso a diario – ni ninguno de los 3 juegos que juego esporadicamente (Super Mario Run, Monument Valley 2 y 2048) funcionan en este dispositivo, por lo menos no en las versiones actuales y compatibles con las de otros usuarios. 

Pero además funciones como la Continuity, iCloud Drive y Universal Clipboard, que uso todos los días y aumentan radicalmente mi productividad, no están disponibles en esta versión del sistema operativo. 

Como les conté ayer, este dispositivo no corre en redes diferentes a la de AT&T en Estados Unidos por lo que tuve (volver a) hacerle Jailbreak (como la primera vez). No sé si fue la emoción de hace 10 años o qué, pero esta vez casi no lo logro. Me pareció super difícil y complicado y tuve que tratar 4 métodos diferentes antes de lograrlo (en el 2007 creo que no me tomó más de 15 mins). 

La calidad de las llamadas poco ha cambiado y escuché nítidamente las conversaciones que tuve tanto por el auricular como por el altavoz y nadie de con quienes hablé notó que estuviera usando un teléfono de hace una década. 

Mi esposa y mis hijos están por fuera así que me llamaron por FaceTime (Audio y Video) y “Oh Sorpresa!!!” no pude usarlo en el dispositivo. No solo porque en esta versión de iOS la aplicación no esta disponible sino porque el iPhone original no tiene una cámara frontal!!! (Dios mío, cómo vivíamos???)

Navegué en Safari usando mi Wifi y aunque el look-and-feel del navegador es super retro quedé gratamente sorprendido con los tiempos de respuesta y carga de las páginas. Podría competir de tú a tú con algunas de las de celulares Android que hemos probado en el último año aquí en TECHcetera.

No pasó lo mismo cuando intenté usar los datos de mi plan celular. No se les olvide que este iPhone no tiene antena de 3G sino que depende de la tecnología Edge (esa misma que los usuarios de Movistar aún debemos soportar en ciertos sitios del país). Cargar cualquier página fue un suplicio.. debajo del agua… congelado… en la oscuridad… rodeado de aguamalas. Casi, casi como hacer fila en el SIM para hacer un trámite del RUNT.

Los 8 GBs de mi iPhone, que enloquecieron a más de uno cuando fue lanzado porque era una barbaridad para su época, no dan un brinco hoy en día. Y menos cuando uno, como usuario, tiene tan solo 6.3GB para su uso (el resto se lo come el sistema operativo). Con unos cuantos videos y fotos (tomadas en mi iPhone actual) + algunas aplicaciones y correos + 100 canciones, el dispositivo se llenó rápidamente. (Si, me tocó bajar las canciones porque Apple Music no sirve en esta versión de iOS).

El killer-app del iPhone en su momento fue Google Maps. Así que decidí probarlo. De nuevo, colgado de un Wifi funcionó relativamente bien, a pesar de que este iPhone no tiene GPS y de que se pierden muchas de las opciones a las que ya estamos acostumbrados (como Street View). Pero al salir de la cobertura del Wifi los tiempos de actualización aumentaron y en los casos en que quise buscar un sitio sin conexión Wifi me hubiera ido mejor buscando un teléfono público y llamando al 113.  

Lamentablemente no pude probar la cámara de mi iPhone. Parece que en algún momento durante esta década se dañó pero es claro que sus 2 Megapixeles y la poca apertura de su lente no son competencia para lo que hay hoy en el mercado. Sin embargo, creo que para un usuario básico, como mi tía, podría ser suficiente. A menos que quiera grabar un video o mandar una selfie. Ahí ya la perdimos.

Y claro, la pila que ya tiene 10 años, de la que abusamos durante 4 mis hijos y yo (ellos heredaron el teléfono, primero él y luego ella) y que llevaba “en reposo” los últimos 6 no duró más de 3 horas.

Es claro que el iPhone de 1ra generación no es un dispositivo para un power-user actual. Se nota el paso del tiempo y el avance de la tecnología (siguiendo la Ley de Moore, en esto 10 años la tecnología que tiene el dispositivo ha crecido exponencialmente a 128 veces lo que era en 2007).

Sin embargo debo confesar que me sorprendió que aún funciona y que muchas de sus opiniones funcionan bien. Y aunque es claro que no sería un dispositivo competitivo comercialmente en 2017 se puede evidenciar que Jobs tenía razón y que muchas de sus funcionalidades estaban al menos 5 años adelantadas a lo que había en el mercado en 2007. 

El iPhone es un ícono. El gadget mas importante y de mayor influencia en la historia (tal y como dijo la revista Time). El precursor de uno de las revoluciones sociales mas importantes de los últimos tiempos. El papá de todos. Incluso 10 años después.

Este artículo ha sido leído1686 veces

Samir Estefan

About Samir Estefan

He sido geek desde cuando no era tan "cool" serlo. He vivido rodeado y fascinado por la tecnología toda mi vida y estoy convencido que esta es un mecanismo de democratización, participación, inclusión y desarrollo. Me apasiona el efecto que la tecnología tiene sobre la gente, la educación, la productividad y la sociedad. Trabajo en el mundo de la tecnología como Director de Softimiza, una firma de Software Asset Management, escribo de tecnología aquí en TECHcetera y colaboro en un par de sitios más y doy charlas sobre tecnología cada vez que puedo pues creo que compartir mi conocimiento con otros es la mejor manera de ayudar a crear un mejor país. No soy periodista. Soy un usuario más, tal vez un poco más avanzado que otros, que ve en la tecnología la posibilidad de compartir con su familia, amigos y conocidos su vida y sus intereses.

Category

EDITORIAL

Tags