evento de tecnología

Algunas de mis lectores me acusan constantemente de ser un “borrego” de los productos de Apple. Y hay que darles razón. Hace como 15 años compre un iPod de tercera generación, y desde ese entonces he comprado al menos un modelo de prácticamente todos los productos de esta famosa marca.

Obviamente, durante buena parte de la última década, ha sido para mí un placer casi obligatorio ver con mucho detenimiento los eventos de tecnología de Apple. Pero hoy debo confesarles que no logré aguantar más de 30 minutos del evento de Apple de ayer. Para ser justos con Apple, tal vez sea importante decir que no es un problema de Apple. Simplemente no aguanto anuncios de ningún producto de tecnología de consumo. ¡No pasa nada excitante en estos anuncios!

Lo chévere de la tecnología esta sucediendo en el mundo corporativo

Hace algunos años escribía en este mismo blog que el pináculo de la tecnología moderna estaba en los productos de consumo. No cabe duda de que por varios años fue así y debo aceptar que durante este tiempo vi con mucha emoción la llegada de los Blackberries, iPods, iPhones, TiVos, etc….

Hoy tengo la certeza de que el péndulo ha regresado hacia el lado de la tecnología corporativa. Lo excitante del mundo moderno está sucediendo en los espacios corporativos con la transformación digital de las empresas. El futuro inmediato está enmarcado por la conveniencia, la consecuencia natural de la digitalización de la experiencia de cliente que ahora están ejecutando tantas empresas.

Su experiencia no cambia con un dispositivo de ultima generación

Obviamente, hay un argumento válido en términos de la interfaz. Sin los smartphones o asistentes digitales difícilmente podría desplegarse la transformación digital. Pero siendo sinceros, para la gran mayoría de usuarios la conveniencia seguirá siendo la misma que tiene hoy con el mismo celular que compró hace 3 años.

Por ejemplo, no creo que nadie espere que el reconocimiento facial para iniciar una sesión en su smartphone sea un cambio trascendental en su vida tecnológica. Por ende estoy aun menos convencido de pagar los 1,000 dólares que hoy piden desde Cupertino por asignarnos el derecho de usar los dispositivos diseñados por ellos. Claro, hasta que la obsolescencia programada tenga efectos en mi caso de uso.

Los festivales de la intrascedencia

De mi niñez recuerdo un programa de televisión llamado “Mercado de Lágrimas”. Era una parodia a las telenovelas, donde los eventos mas intrascendentes tomaban un tinte de tragedia. Los eventos de lanzamiento de hoy son dignos de ese programa de televisión. Hablan de mas megapixeles, menos milímetros de espesor, algunos minutos adicionales de batería, como si se tratara de asuntos de suma importancia. Who cares?

Ojalá que Apple se concentrará en algo mas simple, por ejemplo: que los reminders de localización funcionen correctamente en mi país. O que Apple Music sincronice mis playlists a través de dispositivos en tiempo real. Y claro, uso a Apple como ejemplo, por tener los eventos más populares. Lo que hacen las demás marcas es aún más patético y triste. Si no me cree, lea los artículos que Felipe, nuestro editor más paciente y buena gente, escribe sobre los productos de Huawei, Apple, Motorola, LG, etc…. Y luego valore el esfuerzo que el hace para escribir algo interesante sobre ellos.

  • Jorge

    De acuerdo, al menos hay algo bueno y es que parece que nos acercamos al fin de los iDiots! 🙂

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, , ,