Para comenzar lo mejor sería comenzar aclarando que casi el 85% de los celulares que se producen en el mundo de hecho, son “Made In China”, así que comencemos por ahí.

Hace algunos años fui a la casa  de un amigo y en la sala se encontraba su abuelo viendo tv en un viejo Zenith. Para los millenials que nos leen, esta era una marca de Estados Unidos que por gran parte del siglo XX lideró la escena de la electrónica de consumo, desde televisores y equipos de sonido hasta portátiles, por mucho tiempo era “LA MARCA” que había que tener.  Volviendo con el abuelo, le pregunté sobre cuándo iba a cambiar el TV pues  la pantalla no sólo era pequeña sino que estaba fallando, a lo que muy seguro de si mismo el señor me respondió … “ Por ahí los nietos me trajeron un SONY, pero esas cosas japonesas son desechables y no le voy a perder tiempo a eso…” . De nuevo aclaro, la historia fue hace algunos añitos y, a pesar que  para entonces SONY ya era el manda más de los TV´s, el abuelo no había podido romper el estigma “lo japonés es desechable.

Esto nos pasa a todos, muchas veces basamos nuestros conceptos sobre algo desde las primeras experiencias y es apenas lógico, después de todo, nada más importante que una buena primera impresión, aplica para la vida y aplica? Claro que sí! Y más en el mundo de la tecnología.

Para los efectos de este artículo, debo decir que mi primera experiencia con  los teléfonos chinos fue la misma de muchos colombianos. En este caso era un teléfono de barra con pantalla touch screen, dos sim y una antena de tv inmensa que le salía del lado, supuestamente se podía sintonizar los canales nacionales en eso … pero literalmente era “cuento chino”. Demás está aclarar que no recuerdo qué marca era, la caja era blanca con una foto del mencionado teléfono y nada más.

Luego marcas como ZTE y la misma Huawei hicieron su triunfal entrada, con unos terminales que hacían quedar al Nokia 1100 como un Samsung Note 8, a precios ínfimos y con unas bellas pantallas amarillas que más parecían iluminadas por luciérnagas que por algún bombillito LED. Al parecer para muchos colombianos esa fue la imagen que se les quedó en la cabeza, pero el tiempo paso y hoy “los chinos” se mueven a un ritmo muy distinto.

No digo que no haya aún maravillas de la imitación y propuestas más piratas que DVD de semáforo, de hecho hay canales enteros dedicados al tema, acá les dejo un video de uno de los que más me gusta, pero también hay varios mitos que hay que dejar ya de lado con respecto a muchas marcas del país asiático.

¿Por qué escribimos esto? Porque desde hace días en Techcetera hemos observado algo. Tuvimos  la oportunidad de reseñar smartphones de marcas como Huawei, Xiaomi o HTC (aunque bueno, esa es taiwanesa)  y, de verdad nos sorprende lo competitivas y bien equilibradas que son sus terminales, a precios que en muchos casos son mejores que sus contrapartes de coreanas y/o americanas pero, siempre leemos comentarios como: “muy caro para ser chino” o “al ser chino eso se daña” entre otros tantos que, a pesar de haber tenido algún tipo validez en su momento, ahora, pueden ser superados.

Algunos de los mitos más comunes que se manejan sobre estos teléfonos son:

– Son Baratos porque son Malos: ¿No será que otras marcas por ahí son muy caras?, bueno dejando eso de lado, debemos recordar que China es el mayor productor de electrónicos en el mundo, funciona bajo una economía de escala y, así mismo, tienen a la vuelta de la esquina uno de los mercados más grandes del mundo, el propio. Por lo mismo, todo se junta y demanda que las compañías produzcan de manera que les permita equilibrar: prestaciones, materiales y accesorios, para producir buenos equipos al menor precio posible. Eso no quiere decir que no hayan marcas que manejen precios a la altura de Apple y Samsung, pero créanme, cuando eso pasa es que hay algo genial que lo respalda, vean por ejemplo el MATE 10 con doble óptica Leica e inteligencia artificial, no es poca cosa.

Detalle de la cámara de Mate 10 Pro

Sólo se dedican a imitar: Para la mayoría de los Chinos, la imitación es la forma más grande de admiración. En los días de los viejos emperadores, la gran cantidad de inventos que se creaban tan sólo podían llevarse a todas partes del país, a través de la duplicación. No se enviaba el invento en sí; sino las instrucciones para su “copia”. Era la única forma en la que todo el imperio se beneficiaba del ingenio de sus mejores creadores. Es por eso que, para ellos, imitar se convirtió en parte de su éxito, pero no lo hicieron sin propuestas originales, ahí le pueden ir poniendo cuidado a Vivo y su bloqueo de huella en pantalla, las capas de personalización de Huawei o Xiaomi y, además, la revolución en materiales y audífonos de alta calidad de los One Plus.

–  No hay quién responda: Eso pudo ser cierto hace algunos años y, más si los compra en sospechosos lugares a los que la gente se refiera popularmente como “hueco” o, que conocen a una “flecha” que se los deja a un buen precio. Las garantías y repuestos dependen en gran medida de las políticas de los lugares en donde compre su teléfono, así que revise muy bien, antes de tomar la decisión.

– No se consiguen accesorios: ¿Saben que me gusta mucho de estas marcas? En muchos casos incluyen el bendito protector de pantalla, una carcasa (que casa perfecto, obviamente) y, si son de carga rápida, traen el bendito cargador compatible (sí Apple te estoy hablando a ti compañía tacaña que cobra 170.000 pesos por un protector de silicona en tu Smartphone de 4 millones).

Se desvalorizan rápido: Esto quizás es verdad, no tanto en Flagships obviamente pero, en las gamas medias es cierto, igual. lo más posible es que el precio inicial no haya sido muy alto para comenzar. Mi consejo en este caso es cuídelo bien, cualquier precio dependerá en gran medida del estado del dispositivo, así que manténgalo en el mejor posible.

Dele una oportunidad, de seguro se enamora  de  la calidad de construcción  y el sonido del One Plus, no va a creer el precio versus desempeño de los Xiaomi y, seguramente, se va a enamorar del poder de los procesadores con #AI que ayuda a obtener mejores fotos, conectividad estable y hasta a preservar la carga de batería en dispositivos Huawei. Hay mucho más en estos smartphones de lo que se piensa, abandone el prejuicio.

¿Sorprendido? Lenovo es China y si que hace las cosas bien con sus Motorola.

Hablemos en Twitter

Andrés Felipe Sánchez

@innovandres

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Andrés Felipe Sánchez

About Andrés Felipe Sánchez

Máster en Creatividad e Innovación, fotógrafo consumado, todo en este mundo surgió de una buena idea. Fanático de la astronomía y la buena ciencia ficción, guitarrista frustrado, aún juego con legos y colecciono hotwheels. Soy un firme creyente de que la tecnología, si se entiende y usa bien, acerca a las personas de maneras interesantes y creativas. Actualmente soy director estratégico digital para una marca de bebidas.

Category

EDITORIAL

Tags

, , , , , , , ,