Una de las oficinas del MinTIC que mejor funciona es la de regulación de la industria celular. Desde la llegada de Diego Molano al Ministerio ellos han trabajado muy fuerte para desmontar una cantidad de prácticas de mercado que van en contravía con los intereses de los usuarios. No es fácil desmontarlas. Los operadores las defienden a punta de cabildo y millones, con el Congreso de la República. Pero digamos que como vamos, vamos por buen camino.

El tercer round de la batalla para desmontar estas prácticas se dará muy pronto (tal vez hoy), cuando el Ministerio anuncie la eliminación de las cláusulas de permanencia de los contratos de servicio celular. En resúmen, cuando quede en firme el decreto, ya no podrán obligarlo a firmar un contrato de 2 o 3 años para prestarle el servicio de telefonía celular. Es importante entender las implicaciones de esta decisión para el consumidor, pues serán importantes, especialmente en el corto plazo.

Primer Round: Usar su número en cualquier operador

Su número celular es hoy tan importante como lo puede ser su número de cédula o identificación personal. Cualquiera que haya tenido que cambiar su número sabe que inmediatamente quedará desconectado de una gran cantidad de sus contactos. El costo de un cambio de número es altísimo y una de las principales razones para evitar que los usuarios migraran a mejores ofertas y servicios en otros operadores.

Así que hace ya algunos años, se reguló la portabilidad numérica, que en efecto le da a los usuarios la propiedad de su número celular, el cual puede llevar después a cualquier otro operador. No se trataba de una decisión sencilla para el Gobierno. La razón reside en la forma como se estructuró la concesión del servicio originalmente. En casi todos los países del mundo el costo de las llamadas celulares se comparte entre quien llama y quien recibe la llamada. En Colombia, el Gobierno definió que solo paga quien hace la llamada.

Y así seguimos funcionando hoy. Y los operadores aprovecharon para crecer sus redes ofreciendo promociones con un precio especial para llamadas dentro de su propia red. Y los usuarios nos acostumbramos a saber si alguien estaba en nuestra red con los 3 primeros dígitos del celular. Por ejemplo el 310 era de Comcel. Al legislarse la portabilidad, los usuarios perdimos ese control. Es por esta razón que hoy escucha en algunas llamadas un mensaje que dice “Llamada transferida a ….”.

En cualquier caso, el asunto es que con la portabilidad numérica, ud., como usuario, puede elegir el operador que le guste sin preocuparse de perder su número.

Segundo Round: Usar su teléfono con cualquier operador

Una vez se lanzó la portabilidad numérica, los usuarios salimos a cambiarnos de proveedor, pero nos encontramos con otra barrera. Los dispositivos, nuestros dispositivos, estaban bloqueados con un código que únicamente nos permitía usarlos en la red del operador que nos los vendió. A esta práctica se le llama ”cerrar las bandas.” La discusión es que nosotros, los consumidores, pagamos por nuestros dispositivos. Son nuestros. Así que el Ministerio, sabiamente, prohibió que los teléfonos se vendieran con bandas cerradas.

Hoy, legalmente no le pueden vender un teléfono bloqueado. En la práctica uno podría comprar una SIM card en cualquier operador y usar su teléfono tranquilamente. Obviamente los operadores se pasan por la faja esta regulación y entregan los teléfonos bloqueados y después ofrecen el servicio de desbloquearlos, pero “se le demoran una o dos semanas y se queda sin teléfono mientras tanto”. Así que solo hay una opción, amenazar con una queja ante el ente regulador.

Problema adicional: Gracias a la inseguridad de nuestras ciudades y territorios, cambiar la SIM de un teléfono no es un proceso absolutamente transparente para el usuario.

La SIM debe estar atada a un identificador único del teléfono (se llama IMEI), de manera que se pueda bloquear el uso de teléfonos reportados como robados. Cuando compra una SIM tendrá que mostrar la factura de compra del teléfono para registrarlo. Así evitará que la línea se bloquee cuando el sistema detecte que su teléfono está atado a otro operador. Vale la pena aclarar que si hace la transferencia de linea usando portabilidad numérica, el operador se encargará de este trabajo por usted.

Repito: Su teléfono celular puede ser usado con una SIM de cualquier operador

Tercer Round: Cambiar de Operador cuando ud. lo decida

La tercera barrera para evitar nuestra partida hacia otro operador son las cláusulas de permanencia. Los operadores, para evitar que ud. se vaya a otro operador, le ofrecen un teléfono a precios “rebajados”. A cambio, ud. se compromete a no cancelar su servicio con ellos por un periodo de tiempo. Usualmente la cláusula de permanencia es de 2 años. El efecto de estas cláusulas ha llevado a muchas personas a comprar planes de celular sobredimensionados para sus necesidades, y así acceder a mejores equipos a menor precio. Para el usuario, esto es un engaño, pues termina pagando mas, por un servicio que no usa.

A partir de la firma del decreto que se anunciará hoy, los operadores no podrán atarlo a una permanencia fija. Es decir que ud. podrá ir a otro operador en cualquier momento y sin pagar multas o castigos. Y aclaramos que si ud. ya está atado a una cláusula de permanencia, tendrá que esperar a que esta se complete. Los operadores, que no son tontos, han hecho una campaña para renovar estas cláusulas de permanencia en los últimos meses. Esta es la razón mas probable para que su operador le haya ofrecido reponer su iPhone por 10 mil pesos.

También es importante decir que, sin las cláusulas de permanencia, los operadores no tendrán ningún incentivo para ofrecer subsidios a los dispositivos. Es decir que tendrá que pagar un mayor precio, el de mercado, por sus dispositivos. Pero no se preocupe, haga este ejercicio: Técnicamente, su celular debe durar 2 o 3 generaciones. Eso equivale a 2 o 3 años de uso por dispositivo. Cuando hace reposición o compra un nuevo equipo ud. paga de inmediato una parte de ese precio al comprar el teléfono. El resto se lo cobran “a cuotas” como parte del servicio telefónico que recibe. Claro está, que el operador no le discrimina este valor en la factura. Pero créame que se lo están cobrando. Y entre más paga por su plan, más le pueden cobrar por la cuota. Es la razón para ofrecer equipos con precios mas bajos para planes mas costosos. Si quiere saber cuanto vale el equipo, pregunte por un equipo “sin plan”. Para el usuario, debería ser el mismo valor con o sin plan. ¡No lo es! Como ud. no necesariamente repone su dispositivo en el vencimiento de su cláusula, y el operador no le discrimina esa cuota, sino que la hace parte del servicio, ¡se la siguen cobrando como si nada!

Los efectos que esperamos para los usuarios

El primer efecto inmediato es que veremos subir los precios para comprar los dispositivos. Los planes tampoco bajarán de precio inmediatamente, pero esperamos que lo hagan en el mediano plazo. Cuando se de el equilibrio, en uno o dos años, ud. pagará menos por el combo de dispositivo/servicio. Y tendrá la libertad y el derecho de moverse al operador que ud. desee, cuando lo desee. Un beneficio adicional, provendría de que el mercado de equipos se libere, y haya una guerra de precios entre los fabricantes. Tengo mis dudas de que esto suceda, pero es una posibilidad latente. En el largo plazo, 2 o 3 años, la medida es buena, pues todo será mas transparente para los usuarios.

Mi recomendación es que haga la reposición, si puede, antes de que el decreto quede en firme. Si no, le convendrá esperar un tiempo antes de reemplazar su celular, especialmente si busca uno de gama alta. Los operadores están desesperados por atarlo hoy, a dos años de servicio, YA. De lo contrario es posible que no consiga buenos precios de ambos, equipos y planes, sino hasta final de este año. 

  • Mauricio

    Me parece excelente el artículo, muy ilustrativo pero siento que el autor en el fondo se dedica a repasar los beneficios de la medida que resalta el Mintic, que obviamente no son del todo ciertos. Por otra parte no veo claro el real beneficio para el usuario común, para el “usuario de a pie” va a ser más complicado (más costoso) acceder a tecnología móvil de punta, lo que que va en contravía de la masificación de las nuevas tecnologías de la que tanto habla el Ministro Molano. Asimismo en Colombia ya existía la posibilidad de pagar el equipo a “full precio” si no se quería firmar la cláusula de permanencia, o si por el contrarío se prefería no pagar el valor total del equipo, firmar una cláusula a 12, 18 o 24 meses y tener un equipo de punta de un manera más cómoda para el bolsillo. Antes había opciones para los diferentes presupuestos, ahora con esta medida va a ser necesario desembolsar el el costo total del equipo, lo que para el usuario común se ve, a priori, como una empresa bastante complicada de afrontar.

    Así que en mi muy modesta opinión esta medida que de primera mano se ve como la panacea, no lo es tanto, por lo menos no para el usuario en general, me inclino más por pensar que se busca favorecer a otros actores del mercado como las grandes superficies (vease jumbo, éxito, ktronix), para que puedan competir de mejor manera con los operadores por este negocio tan lucrativo.

    Saludos y felicitaciones por el trabajo

    • Yo pienso que la diferencia esta dada en la transparencia. Estoy convencido que actualmente no existe el subsidio y por el contrario es una financiación escondida detrás del servicio. El objetivo, creo yo, es lograr que por un lado los precios de los planes bajen y por el otro que la presión sobre no poder amarrar a los usuarios, presione a la mejora de la calidad.
      El efecto no es el mejor en el corto plazo para los usuarios. El usuario percibirá un mayor costo del dispositivo, muy seguramente los operadores no bajaran el costo de sus planes. pero si debe presionar a la posibilidad de que se establezcan mas operadores virtuales y por ende mas opciones para el usuario y eventualmente (ojalá) mejores precios para los consumidores

  • Pingback: Consejos para cambiar de Operador Móvil sin morir en el intento! - TECHcetera()

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, ,