Solo se vive dos veces, como dice la canción de James Bond; sin embargo, en el siglo XXI una es nuestra vida diaria y otra nuestra vida digital. No crean ni por un minuto que porque se trata de medios virtuales estamos hablando de una vida “irreal” o sin consecuencias.

Con la exposición que tenemos hoy en nuestras redes sociales hemos hecho públicas nuestras vidas, nuestras opiniones y nuestras profesiones, en otras palabras, todo lo que somos se está convirtiendo día a día en contenido digital, en relaciones digitales y en un cotidiano que compartimos con el mundo. Cuando tenemos eso claro, se vuelve obvio que el producto que más vale en nuestros andares digitales es nuestra reputación, aquello que los demás perciben y ven a través de la pantalla.

Hace un tiempo cuando trabajaba para una gran empresa me pidieron que asistiera a una entrevista de trabajo. El puesto en cuestión requería un alto grado de responsabilidad, que hasta el momento el candidato alegaba era una de sus principales características; mientras la entrevista seguía lo busque en la red encontrando una cuenta de twitter a su nombre con una imagen de portada que parecía sacada de la planta de envasado de una industria licorera, bueno listo era solo una imagen; cuando comencé a leer sus trinos había varios con frases como “conduzco mejor cuando estoy ebrio” o “nada mejor que ir a reunión y que nadie sepa lo borracho que estás” y la mejor de todas “tengo una entrevista hoy a las 2 pm, hagámosles creer que soy un niño bueno”, eran las 2:20 pm.  ¿Ustedes creen que obtuvo el empleo?, la reputación digital es la forma como los demás nos perciben, como queremos ser conocidos y más importante aún como seremos vistos por largos periodos de tiempo, nada tiene mejor memoria que el internet.

Por eso, si lo suyo es usar estratégicamente las redes sociales para apalancarse personal o profesionalmente acá van algunos consejos:

  • Tenga un objetivo claro, ¿quiere ser reconocido como un gran fotógrafo?, ¿un gran especialista en su profesión?, para lograr eso hay que ser coherente, constante y sobre todo ser interesante. Si hay una experiencia profesional detrás entonces no tema en expresar su opinión abierta y clara, nada vale más que la originalidad en los contenidos.
  • Cada red con su propio lenguaje. Nada más terrible que ver como a alguien se le ocurrió la genial idea de conectar su twitter con su facebook y si se trata de una marca o negocio el asunto es aún más grave. Cada red tiene su extensión, su lenguaje y objetivo. Así se quiera publicar contenidos similares debe hacerse en idioma propio de cada red social.
  • Distintas redes, distintos usos. No tiene que usarlas todas o ni siquiera hacerlo de la misma manera, por ejemplo, LinkedIn puede ser 100% profesional, mientras Instagram tan solo personal. Todo depende de en lo que usted quiere que los demás se fijen.
  • Cree contenido. Sea usted quien hable con su propia voz, es interesante ver ciertos artículos compartidos de otras fuentes, pero si al final del día no hay nada propio será tan solo un replicador y esos se olvidan pronto.
  • El que mucho abarca…. No se trata tan solo de tener muchos de seguidores; sino de tener claro quiénes son los adecuados para lo que quiere lograr, averigüé sobre los referentes o personas importantes que puedan ser contactos valiosos en un futuro, hable, interactúe y sea propositivo en los círculos que quiere ser reconocido.

¿Conocen algún otro tip que quieran compartir?

Andrés Sánchez

@innovandres

Andrés Felipe Sánchez

About Andrés Felipe Sánchez

Máster en Creatividad e Innovación, fotógrafo consumado, todo en este mundo surgió de una buena idea. Fanático de la astronomía y la buena ciencia ficción, guitarrista frustrado, aún juego con legos y colecciono hotwheels. Soy un firme creyente de que la tecnología, si se entiende y usa bien, acerca a las personas de maneras interesantes y creativas. Actualmente soy director estratégico digital para una marca de bebidas.

Category

EDITORIAL

Tags

, , , , ,