Sin lugar a dudas, la cámara se ha convertido en uno de los puntos de atención más relevantes a la hora de comprar un Smartphone.

En una sociedad conectada a más no poder, en la que selfies, stories, snaps y lives (válgame Dios que cantidad de términos en inglés), son parte del día a día, la capacidad de nuestros smartphones de captar y procesar las mejores imágenes se transformó de un atributo funcional a casi una necesidad social.

Por suerte la guerra de los Megapíxeles, en la que las marcas creían que entre más tuvieran mejor la cámara, ya terminó, aunque no sin antes dejarnos joyas como el Lumia 1020 y su cámara de 41 Mxpl o la serie Z de Sony que sin pensarlo mucho llegó hasta los 23.

En años recientes la batalla de las cámaras ha tomado un rumbo muy diferente, por un lado Samsung comenzó atacando con el píxel amplio que permitía imágenes más nítidas con cámaras de menos Megapíxeles, Apple con modos cada vez más profesionales y modos automáticos de gran calidad y Huawei se unió con LEICA para desarrollar cámaras dobles en sus teléfonos insignias y aplicar las lecciones aprendidas en sus otras gamas.

 

Ahora, la pregunta es, ¿qué ventajas tiene para el consumidor esta alianza?, expliquémoslo a través de dos interesantes puntos:

 

  • LEICA es una de las marcas más renombradas y conocidas en el mundo de la fotografía. Sus cámaras son literalmente la crema de la crema, usadas por fotógrafos tan renombrados como Mario Testino por ejemplo, para crear las portadas de Vogue.
  • Por otro lado, como todo fotógrafo profesional puede decirle, si se trata de elegir entre la mejor cámara o la mejor óptica, la segunda siempre ganará y esto es precisamente lo que hizo Huawei con LEICA, integrar su óptica a sus mejores smartphones.

Partiendo de estas aclaraciones, hay varias ventajas y características interesantes a la hora de tener cámaras como las de Huawei.

  • Modo Retrato: Las dos cámaras funcionan en conjunto para que una desenfoque el fondo y la otra se enfoque en el rostro, logrando un efecto similar al de un lente 24 o 35 mm que son algunos de los ideales para este tipo de tareas. En todo caso algunos consejos, la persona debe estar entre 1 a 3 mts de distancia, intente que a su vez esté alejada entre 2 y 3 metros del fondo si se trata de una pared o árboles por ejemplo y que exista un fuerte contraste entre ambas, el resultado será mucho mejor.

Modo retrato en en la doble cámara.

 

  • Modo de Apertura Amplia: La apertura de un lente es la diferencia entre poder captar buena cantidad de luz en un ambiente oscuro y entre el no poder ver nada en absoluto. Pero es una escala inversa, es decir, entre más pequeño sea el número, mayor apertura (entrada de luz) es capaz de lograr el lente. Esto no sólo afecta la luz en sí; sino la capacidad de enfocar lo que queramos al frente y desenfocar el fondo. En este caso para objetos funciona muy bien, como pueden ver.
    Una buena cámara de celular tiene una apertura de alrededor de 2, en el caso del P10 es de 2.2 en el P10 Plus tenemos de 1.7 y en el Mate 10 Pro de 1.6. Con estas cifras los efectos que se pueden lograr son impresionantes, e incluso el video en poca luz termina funcionando muy bien, como pueden ver en esta toma nocturna en una estación de tren, hecha con el un SmartPhone de Huawei.

 

Una geek demostración del modo de apertura amplia y el modo manual.

 

  • Modo Manual: Esta es la cereza del pastel y uno de los puntos más interesantes que puedes encontrar en un Smartphone. El modo manual te permite tener control total de las capacidades de tu cámara, desde el ISO (que es la sensibilidad del sensor a la luz), hasta la velocidad (tiempo que obturador recibe luz), pasando por la distancia de enfoque y el equilibrio de blancos. Debo insistir, se trata de algo que nos da control sobre la capacidades de la cámara, por lo que parámetros como la apertura no pueden ser cambiados pues se trata de una óptica fija y no una intercambiable. Aunque no por eso limitada.

Se puede editar desde la velocidad, hasta la sensibilidad para producir resultados como este.

 

O captar escenas de poca luz y aún así lograr claridad y el desenfoque de fondo.

 

  • La potencia: Una de las cosas que la mayoría de las personas pasan por alto a la hora de elegir un Smartphone por su cámara, es que de nada sirve tener el mejor sensor o lente del mundo si no se tiene la potencia para procesar una foto de alta resolución o incluso en formato RAW (como permite tomar el modo manual) o un video 4K. La potencia del procesador es clave a la hora de realizar estas funciones. En mi caso personal me gusta mucho editar con Adobe Lightroom que es quizás una de las apps más completas y además es sincronizable con la pc a través del Creative Cloud, pero esto a su vez demanda mucho de la máquina que lo usa. La serie de procesadores Kirin están a la altura de la tarea e incluso en formato RAW (que es el más pesado), permiten procesar las imágenes sin problema.

¿Puede reemplazar un Smartphone a una cámara profesional?

Si me hubieran hecho esa pregunta hace un par de años la respuesta sería un rotundo no, ahora la cambio a un “depende…”. Si el uso es de estudio, con luces, distintas ópticas y toda la parafernalia de estudio, quizás una opción móvil se quede corta aunque esta brecha se reduce cada vez más. Si el uso es de manera casual, de exteriores y paisajes y no necesariamente con una mentalidad comercial detrás definitivamente es ideal pues se trata de una propuesta compacta con resultados cada vez más profesionales.

Una gran cámara que cabe en su bolsillo.

 

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments