vehículos

En algún momento de los próximos 10 años, mas del 25% de la población mundial vivirá en una de las 600 ciudades mas grandes del planeta. Un porcentaje muy alto de ellos estará concentrado en alguna de las 40 “megaciudades” que existirán en ese momento. Megaciudades son aquellas con mas de 10 millones de habitantes. Hoy ya tenemos 28 de ellas en el mundo.

No solo se concentrará la población en los grandes centros urbanos. 62% de la producción económica mundial también sucederá allí. La presión está del lado de los planeadores urbanos. Ellos tendrán que encontrar muy rápido una manera de acomodar la logística urbana en espacios físicos muy pequeños. El reto no es menor. Hay que combinar la logística humana, personas moviéndose de sus hogares a sus lugares de trabajo y viceversa, con la logística comercial, productos llegando desde su produccion hacia sus lugares de consumo.

Los hubs, como minimizador del numero de vehículos necesario

La industria logística usa hubs como solución que optimiza el tráfico de productos desde hace mucho tiempo. Es un sistema probado. Los hubs minimizan el numero de rutas necesario para conectar los puntos en un sistema complejo. Simplemente no será posible pagar la infraestructura que acomode todos los vehículos necesarios para conectar todos los puntos directamente entre sí. No obstante, los humanos seguimos exigiendo transportarnos de forma individual de nuestra casa a nuestro trabajo. Cada vez hay mas carros individuales. Por esta razón hoy un viaje promedio supera los 30 minutos. El ideal norteamericano de que cada persona debe tener su propio vehículo individual es simplemente insostenible en las megaciudades.

Vehículos eléctricos, contaminan menos, pero no reducen el tráfico

Posiblemente haya leído los recientes artículos de Samir sobre los vehículos eléctricos. Es obvio que la tecnología eléctrica ofrece una solución viable desde el punto de vista ambiental. Pero la tecnología eléctrica no resuelve el problema de los atascamientos de tráfico. Aunque contaminarán menos (o posiblemente la contaminación se aisle cerca a las plantas de produccion eléctrica), estaremos cambiando 30 minutos de viaje en propulsión a gasolina por los mismos 30 minutos en propulsión eléctrica. La solución, me dicen, es la autonomía.

Vehículos autónomos, optimizan la velocidad, pero no el tráfico

Si los carros se condujeran a si mismos sería posible concentrar muchos mas de ellos en espacios mas reducidos. Es absolutamente cierto. Mucha de la infraestructura existente está diseñada con la falla humana como restricción principal. Por ejemplo, en un mundo de coches autónomos los semáforos no tienen razón de existir. El sistema coordinará todos sus recursos entre sí, y por ende no será necesario reducir la velocidad en un cruce. Que los humanos podamos resistir las emociones que este sistema va a crear, es otro tema diferente. Intuyo que la autonomía nos ahorrará un par de minutos en el viaje diario. Pero seguiremos enfrentados a la restricción de hacer caber millones de vehículos en un espacio reducido.

La ciudad ideal: bicicletas y peatones

Habiendo dicho todo lo anterior, opino que los vehículos individuales solo tienen sentido en 2 contextos: la última milla y los usos recreativos. Personalmente la bicicleta es el sistema que mayor sentido tiene en la ultima milla. Imagino ciudades con vías peatonalizadas por donde transitan caminantes y ciclistas. Algo similar a Amsterdam o Copenhaguen. Tampoco, y a pesar del hype, imagino drones entregando artículos en la puerta de su casa. Imagino estaciones o lockers de entrega y recaudo cercanos a las estaciones de transporte público, por donde pasaremos a recoger nuestras compras. Obviamente haremos las compras online y estas serán definidas por sistemas con inteligencia artificial, pero eso da para otro artículo.

Los viajes de trayectoria media los haremos usando medios masivos: buses y trenes eléctricos autónomos. Idealmente, nadie tendrá que moverse mas de 1KM para llegar a la estación mas cercana de estos sistemas. Y los viajes de largo alcance los haremos en trenes de alta velocidad o hyperloops, y en aviones, desde estaciones/aeropuertos de largo alcance donde se concentren varias de las líneas de mediano alcance.


La economía colaborativa ofrece una vía adicional de solución. No es necesario que cada persona tenga su propio vehículo. Podemos compartir vehículos individuales entre todos. Nuestros vehículos individuales están detenidos en un garaje la mayor parte del tiempo. Otras personas podrían usarlos durante el “tiempo muerto” si fuera posible coordinar las necesidades de muchas personas entre si. La autonomía y la inteligencia artificial juegan un papel interesante en ese contexto.

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, , , ,