Hace un tiempo pude probar con mucho agrado una portátil tipo ultrabook de la empresa mexicana LANIX.  Si bien esta marca puede resultar desconocida para muchas personas, se trata de una compañía que ya lleva algunos años en el país con dispositivos como smartphones de gama baja y media  que apuntan a manejar una buena relación entre calidad, desempeño  y precio.

Como dije, también tiene una división de computo y si bien no tiene la mayor cantidad de modelos disponibles, digamos que se enfocan en calidad sobre cantidad.

Es de esa oferta que pude probar y usar por una semana el LANIX Neuron G6, una de sus últimas adiciones al catálogo de las portátiles.  

Buena primera impresión

 

La primera impresión que uno se lleva de esta máquina es que está hecha para ser llevada a donde uno vaya, pesa mucho menos de dos kilos y es muy delgada, si bien la cubierta es de plástico, se nota que es resistente da una buena presencia. Eso sí, recomiendo que se mantenga en un estuche, pues es sensible a los rayones propios de los elementos que se pueden encontrar en un maletín.  El cargador es pequeño y muy portátil, algo corto, pero la duración de la batería compensa eso.

Delgada y con buen número de puertos.

Bueno en cuanto al hardware, hablamos de una pantalla LED  de 14 pulgadas, aunque desde algunos ángulos brilla mucho, en general es muy nítida, cuidado con poner los dedos en ella.  El procesador de esta versión es un Core i3 de sexta generación que corre a 2.3 GHz, que además se complementa con 4 gigas de RAM, bueno hasta ahí quizás uno crea que no es algo que destaca mucho, hasta que hablamos del disco duro, que en este caso, se  trata de una unidad de estado sólido de 500 gigas que es una delicia, pues es el directo responsable que, entre cuando se  presiona el botón de encendido, hasta que  Windows 10 esté listo para trabajar, apenas pasen 15 segundos.

Un nítida pantalla de 14 pulgadas en la Neuron G6

En cuanto a la experiencia de usuario, el Neuron G6 tiene cosas que me gustan y otras que bien podrían mejorarse.

En el uso del día a día, el equipo cumple. Se pueden ver videos en 4K sin problema, no es un equipo de Gamer, pero juegos como Minecraft o varios versiones en bajos (aunque no lentos) fotografamas de Need For Speed funcionan bien. El sonido es muy bueno, es claro, es de buen volumen y si bien tiene cierta tendencia a los agudos sobre los bajos, se pueden compensar con el ecualizador de Windows.

Los programas de Office, abren y cierran bien, corren sin problema. Se nota la velocidad del disco duro. Ahora hay varias cosas que creo pueden mejorarse. Por un lado me hubiera encantado un poco más de RAM y un teclado retrolilumando, lo que es curioso porque la Neuron V-16P que es un equipo de gama inferior, tiene 8 Gigas de RAM y el teclado con luz, aunque sacrificas procesador y disco duro.  Con respecto a los materiales, si bien se trata de plástico, no se siente barato, en al aparte del teclado hay que poner cuidado con las marcas de los dedos, pero el tamaño de las teclas es bueno y la separación entre ellas facilita la escritura. Recomendación, dejen el plástico del track pad, funciona y protege, nada peor que un track pad al que se le nota el uso.

Buen teclado, pero me hubiera gustado más con luz.

La batería duró fácilmente 5 horas, lo que se agradece.

Como opinión final la sensación de que me deja el Neuron G6, es que es una máquina lista para el trabajo, rápida y práctica, quizás no sea una portátil  de entretenimiento, aunque cumple si se le pide. El disco duro de estado sólido vale la pena, enserio que marca una diferencia a la hora de usarlo y si bien el diseño no es su fuerte, se nota la clara intención de hacer quedar bien a su dueño.

Su precio oficial de venta es $2.399.900 y se puede conseguir aquí.

Hablemos de este y otros dispositivos en Twitter

Andrés Felipe Sánchez Cano 
@innovandres

Andrés Felipe Sánchez

About Andrés Felipe Sánchez

Máster en Creatividad e Innovación, fotógrafo consumado, todo en este mundo surgió de una buena idea. Fanático de la astronomía y la buena ciencia ficción, guitarrista frustrado, aún juego con legos y colecciono hotwheels. Soy un firme creyente de que la tecnología, si se entiende y usa bien, acerca a las personas de maneras interesantes y creativas. Actualmente soy director estratégico digital para una marca de bebidas.

Category

LABS, PRIMERA VISTA

Tags

, , , , ,