Apple lanzó su primer Apple TV hace 10 años. Desde entonces, y con un gran énfasis por la época de la muerte de Steve Jobs, se ha rumorado que la compañía va a entrar a competir en la industria de los medios audiovisuales. Muchos estamos convencidos de que Apple tiene el potencial, y la capacidad, de cambiar la experiencia de ver televisión, tal y como cambio la experiencia de oír música con el iPod.

No obstante, los productores de medios audiovisuales aprendieron de la experiencia de los productores musicales al negociar con Apple. El secreto del negocio de los medios audiovisuales, como sucedía con la música, está basado en el concepto del bundling. El bundling consiste en empaquetar contenidos de manera tal que el consumidor pague mas por muchos contenidos mediocres y un precio razonable por pocos contenidos extraordinarios. La mejora obvia a la experiencia sería desempaquetar el bundle y vender solo el contenido extraordinario a un precio justo. Eso fue lo que hizo Apple cuando empezó a vender canciones al detal en su music store.

¿Comprar contenidos?, o ¿producir los propios?

Obviamente los productores de contenidos audiovisuales están cobrando un precio exorbitante a Apple para permitirle usar sus contenidos en un servicio de televisión. A Netflix, el gorila de los 500kg de esta industria le sucedió algo muy similar. ¿Su respuesta? Producir sus propios contenidos extraordinarios. House of Cards, Narcos y otra plétora de series extraordinarias son el resultado del esfuerzo de Netflix. La gran pregunta es si Apple es capaz de replicar el éxito de Netflix.

De acuerdo con este artículo publicado recientemente en el Wall Street Journal, Apple ha destinado 1,000 millones de dólares de su presupuesto para producir contenidos propios. Aunque es una pequeña porción del presupuesto anual de la compañía, no deja de ser un presupuesto importante en la industria.

Perder el foco

La gran preocupación de los inversionistas es que Apple pierda el foco de su negocio. Producir contenidos extraordinarios es un negocio de muy alto riesgo que, aunque necesario, no corresponde a las competencias nucleares de la compañía. Para hacerlo exitosamente, Apple tendría que redistribuir esfuerzos y algunos de sus productos podrían perder relevancia.

También hay que recordar que Steve Jobs fue el primer inversionista de Pixar. Pixar es una de las compañías mas exitosas de la historia produciendo contenidos audiovisuales. No se si el ADN de Apple haya quedado impregnado de las capacidades de Pixar. Claramente la filosofía siempre fue pararse en la convergencia de las artes liberales y la tecnología.


Yo no me haría grandes ilusiones sobre un servicio de televisión de Apple. Este es uno de los espacios en donde Apple no ha podido competir exitosamente. El Apple TV esta detrás de Hulu y otras plataformas y no se vislumbra que eso pueda cambiar. Amanecerá y veremos.

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, , , ,